"No me quedaré callada mientras el mundo arde": Greta Thunberg

Sábado, 29 Febrero 2020 10:37

Cerca de 25,000 manifestantes se reunieron en Bristol, Reino Unido, para escuchar a la joven activista ambiental. 

Greta Thunberg liderando la marcha en Bristol|||||||||||| Greta Thunberg liderando la marcha en Bristol|||||||||||| Laura Valentina Cortés Sierra||||||||||||
475

La iniciativa conocida como 'Fridays for Future' o 'Viernes por el futuro', liderada por Greta Thunberg y otros jóvenes ambientalistas, es un movimiento internacional de estudiantes que protestan para crear conciencia sobre el cambio climático y sus efectos a corto y largo plazo, esto con el objetivo de exigir acciones concretas de parte de los dirigentes mundiales. 

La cita de este viernes 28 de Febrero fue en Bristol, en el sur de Inglaterra. Esta ciudad es reconocida por su activismo ambiental. Entre otras acciones, la Alcaldía de Bristol se convirtió en la primera del Reino Unido y la segunda en el mundo en declarar emergencia climática en la ciudad, el 13 de noviembre de 2018.

Ver: Una mirada a la mala semana para el aire en Bogotá

La ambientalista sueca empezó su discurso en la plaza frente al College Green, en el centro de la ciudad de Bristol, con la poderosa frase “No me quedaré callada mientras el mundo arde”. Estudiantes de colegios, universidades y trabajadores de oficina, entre otros se tomaron el día para asistir a la cita que congregó a un número cercano a 25 mil personas.

Su emotivo discurso subrayó el trabajo de los activistas climáticos de Bristol que consiguieron retrasar los planes para una nueva pista en el aeropuerto local. Usando la capa amarilla que la caracteriza, Greta género gritos de apoyo y emotivos aplausos en la audiencia heterogénea que, a pesar de la lluvia.

Las principales calles de la ciudad se bloquearon en una marcha multitudinaria tras el discurso de Greta Thunberg y los activistas de 'Bristol Youth Strike 4 Cimate'. El grupo organizador de diez protestas en la ciudad. 

Su mensaje ecologista se dirigió a la clase dirigente: "hemos sido traicionados por quienes están en el poder y nos están fallando, pero no vamos a renunciar". Acusó a los políticos y a los medios de comunicación de ignorar la emergencia climática y de ocultar el mugre debajo de la alfombra, refiriéndose a los crímenes contra el medio ambiente. 

Ver: La Mariposa de Usaquén, en peligro de extinción  

Miles de niños que no fueron al colegio para manifestarse por su futuro, en los hombros de sus padres o acompañados por sus maestros, escuchaban con atención el mensaje de Greta: "Vendrá el momento en el que todos miraremos al pasado y nos preguntaremos, qué estamos haciendo ahora”. Desde bebés hasta abuelos alzaron sus carteles con emoción, muchos de ellos hechos con materiales reciclables, mientras Greta Thunberg decía con su expresión decidida y preocupada: “ Nunca eres demasiado pequeño para hacer la diferencia”.

Entre la lluvia, el lodo y la multitud, la pequeña joven sueca cerró su discurso con la determinación de una niña de 17 años que ha liderado 80 semanas de 'school strikes' o 'paros de estudiantes de colegio', alrededor del mundo:“No nos van a silenciar porque somos el cambio y el cambio viene les guste o no".

La marcha, contrario a verse opacada por la lluvia, se alzó fuerte entre tambores y arengas como:“¡Justicia social, ahora!”. Este evento pasará a la historia de la ciudad no solo por la visita de Greta Thunberg, sino también por la pasión que los niños y adolescentes mostraron por trabajar por un nuevo acuerdo verde. 

*Nota especial de estudiante de Periodismo actualmente de intercambio en la Universidad de Leicester