Las dificultades que entraña ser mujer y empresaria en la industria tecnológica en Colombia

Viernes, 02 Abril 2021 15:03
Escrito por

Las brechas de género se pueden evidenciar en la poca participación y en las dificultades que presentan las mujeres al emprender proyectos de tecnología en Colombia. Según datos de Ministerio de Tecnología en Colombia, el 39% de los emprendimientos y los proyectos de tecnología son liderados por mujeres, frente a un 61% de participación masculina en este ámbito. En este sentido, el país busca incentivar este sector y tomar medidas específicas para que se incremente el número de mujeres que quieran desarrollar e innovar en esta industria tecnológica.

 

Luz Mery Martínez, emprendedora en tecnología||| Luz Mery Martínez, emprendedora en tecnología||| Ana María Peña|||
252

Las nuevas tecnologías avanzan cada vez más rápido, de manera más innovadora o extraordinaria. Entre las que se destacan la inteligencia artificial, la realidad aumentada, el blockchain, el manejo de diversos códigos en busca de trasladar el mundo real a uno digital. En su mayoría, son los hombres los que más resaltan en el ámbito del emprendimiento tecnológico, opacando y dejando de lado a las mujeres que buscan hacerse un espacio en este mercado.

Una encuesta realizada por Mastercard y Endeavor informa que al menos el 84% de las mujeres encuestadas concuerdan con haberse enfrentado a más dificultades que los hombres al momento de emprender. Además el 40% de ellas indicó que fue víctima de algún tipo de discriminación, donde el 97% de los casos fue por temas de género. Según un estudio hecho por el Global Entrepreneurship Research Association -la investigación más grande que mide la actividad empresarial dentro de los países-, registró que en Colombia el 17,8% de las mujeres tenía un emprendimiento en etapa temprana y es el tercer país en el mundo con mayor representación femenina. Sin embargo, esto significa que el porcentaje aún es bajo y además no hay ningún estudio que muestre la supervivencia de los emprendimientos a largo plazo.

Acabar con las diferencias de género que existen en el emprendimiento en tecnología es una tarea difícil de llevar a cabo. Global Startup Ecosystem Report 2020 informó que a nivel global únicamente el 14% de las iniciativas son creadas por mujeres. En Colombia, esta cifra es un poco más alta, con el 34% según Colciencias, pero es un trabajo arduo poder llevar a cabo estos emprendimientos y mantenerse.

Emprender en tecnología siendo mujer

En entrevista con Plaza Capital, dos emprendedoras en tecnología explicaron las dificultades que tuvieron al momento de empezar sus respectivos proyectos en el sector tecnológico y cómo fue el proceso para poder sacarlos adelante. Ambas emprendedoras están de acuerdo que en Colombia no es fácil emprender, no hay apoyo del gobierno, los impuestos son muy altos y se deben cumplir muchas condiciones que limitan el trabajo.

Luz Mery Martínez es una emprendedora bogotana de 55 años, es contadora pública y lleva dos años desarrollando su idea de emprendimiento el cual es un software contable dirigido exclusivamente para microempresarios y emprendedores.Decidió adentrarse en el emprendimiento tecnológico al empezar a leer sobre el blockchain, el cual es un conjunto de tecnologías que permiten mantener un registro muy seguro de la información que trabajan ordenadores y otros dispositivos. Desde su profesión como contadora pública pudo ver que no hay un software contable que se ajuste a las necesidades de este sector.

Por otro lado, Gloria Elena Iriarte, de 52 años, es ingeniera electrónica, ha trabajado por más de 20 años en el sector de la salud, centrándose en el área de radiología. Actualmente, tiene su empresa “Medilab Sistemas” en la que comercializan software que se encargan de almacenar y distribuir imágenes médicas. Se dio cuenta que muchas compañías de talla mundial tenían software, pero estos eran muy costosos para los centros médicos pequeños y medianos: “vi que las personas estaban descargando software free, pero estos significan un riesgo para el paciente porque no garantizan la seguridad de la información”, fue gracias a esto que desarrolló un modelo para Colombia que beneficia a los radiólogos y a los pacientes.

¿Cuáles son las mayores dificultades que como mujer se enfrentan al desarrollar un emprendimiento tecnológico?

Luz Mery Martínez explica que el no ser profesional en ingeniería de sistemas, le ha generado que ella desconfíe de su propuesta ya que en el entorno en el que está la mayoría son hombres conocedores del tema. Sin embargo, aunque se sienta intimidada, su experiencia de 24 años en diferentes sectores de la economía le devuelve su confianza en su emprendimiento. Ya que como ella lo dice “conozco muy bien la necesidad del sector al cual va dirigido mi emprendimiento, sé la solución y es una propuesta innovadora”.

Por otro lado, Gloria Elena Iriarte expresó no haber notado un rechazo por su género: “Yo no lo tengo tan asociado al género, ya que en mi caso no fui rechazada o dejada de lado, aunque si somos pocas mujeres en tecnología”. Dejando ver que no todos están en contra de ver una mujer emprendedora en este sector. Además, cree que las mujeres impactarían positivamente el sector si decidieran emprender más, “Creo que le daríamos un sentido diferente al emprendimiento en tecnología y un sentido de humanización”. “Tenemos todas las capacidades. No se necesita ser profesional en el sector de la tecnología para poder lograrlo, lo que importa es tener un objetivo claro y demostrar que no hay límites”, complementa por su parte Luz Mery Martínez ante la importancia de que las mujeres se animen a participar y emprender.

Los principales retos y consejos para las mujeres que quieran emprender en tecnología

Uno de los problemas más recurrentes es la inseguridad y la duda al iniciar un emprendimiento en tecnología. Según Martínez “hay que realizar un trabajo muy arduo para demostrar el potencial del emprendimiento y de nosotras”. Esto es fundamental para que se brinden herramientas que apoyen los emprendimientos femeninos pues, como lo dice Iriarte, es importante mostrar seguridad, que conozcan el tema y se asesoren bien para poder tener un buen manejo en la tecnología. Por eso ambas emprendedoras aconsejan que lo que importa al momento de decidir empezar un emprendimiento en tecnología es confiar y creer en las capacidades que se tienen, así como en la idea que quieren desarrollar.

Martínez explicó que para que esto ocurra “se debe persistir mucho y saber que es normal caer y levantarse, hay que tener mucha constancia y estar actualizado para poder hacer todos los ajustes necesarios al proyecto”. Iriarte concluyó que considera relevante que las mujeres busquen un enfoque social al proyecto y con esto encontrar la motivación para continuar y no desistir.

¿Existen programas que apoyan a las emprendedoras en tecnología?

El Estado se ha encargado de tratar de disminuir las diferencias de género creando diversos proyectos con el fin de ayudar e incentivar a que las mujeres emprendan en el sector tecnológico. Una de estas propuestas es la Ley de Emprendimiento de 2020, que tiene como uno de sus objetivos el fomentar la participación de las mujeres. Esto significa una gran oportunidad y es una forma de fortalecer a las instituciones y las redes de apoyo del sector, en busca de generar más liderazgos femeninos.

De los principales avances que promueve esta ley para el equilibrio en la vinculación de mujeres en los emprendimientos es la creación del “Fondo mujer emprende”, este cuenta con un capital inicial de 20.000 millones de pesos para financiar emprendimientos y empresas de mujeres de todo el país. Mientras que la Cámara de Comercio de Bogotá lanzó el proyecto de “Mujeres TECH” el 5 de marzo de 2020, para acelerar el emprendimiento femenino y que las mujeres lideren emprendimientos en este campo. Por medio del documento emitido por esta entidad, Nicolás Uribe Rueda, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá, explicó que están convencidos de que el emprendimiento es un motor de desarrollo económico: “Por eso, lanzamos esta iniciativa, que enfocamos en su primer ciclo de aceleración en empresas lideradas y fundadas por mujeres”.