Obligados a migrar a Colombia para huir de la Segunda Guerra Mundial

Jueves, 18 Febrero 2021 18:43
Escrito por Bella Bobrek

Durante la segunda guerra mundial algunos europeos se vieron obligados a migrar a distintos países, entre esos Colombia, en el período entre 1923 y 1956, se suscitó la entrada masiva de inmigrantes dentro del territorio colombiano. Contamos la historia de cómo tres inmigrantes lograron salir adelante y conformar sus familias en Colombia.

En la parte superior izquierda se encuentra Jorge Bobrek, al lado derecho superior esta Puerto Colombia, en la parte inferior izquierda esta Pierino Romani y a la inferior derecha Herbert Faber y Vera Lehnnert.||| En la parte superior izquierda se encuentra Jorge Bobrek, al lado derecho superior esta Puerto Colombia, en la parte inferior izquierda esta Pierino Romani y a la inferior derecha Herbert Faber y Vera Lehnnert.||| @Bella.Bobrek|||
2692

Información adicional

  • Coautor 1: Isabella Villamizar Bobrek

La primera historia es la de Jorge Bobrek Koenigsberger, nacido en Breslau, en aquella época terriitorio de Alemania, en 1915, tenía dos hermanas Katty y Mary.

Los tres se vieron obligados a migrar en 1939 cuando Hitler invade Polonia, dejando a sus padres. Su hijo Manuel Ricardo Bobrek Orozco de 75 años, cuenta que la ruta de su papá era llegar a Estados Unidos a buscar un primo lejano, pero esto nunca sucedió y su barco terminó llegando a Puerto Colombia.

Jorge llegó sin saber hablar español, estuvo viviendo en Barranquilla, trabajaba como ayudante de un odontólogo, después viaja hasta Cúcuta, Norte de Santander, donde empieza a trabajar como dentista, lugar donde conoce al amor de su vida, Isabel Orozco Gamboa. Se vio obligado a casarse lo más pronto posible, dado que estaban deportando a los migrantes de origen japonés o alemán. Contraen nupcias en 1942 y adquiere la nacionalidad colombiana. La joven pareja decidió mudarse a Labateca, para establecerse finalmente en la ciudad de Pamplona, donde trabajó toda su vida como odontólogo, hasta su muerte en 1984.

También está la historia de Pierino Romani D’guisseppe, que nace en Italia, en la ciudad de Ripe Di Civitella, en 1933.

Pierino cuenta que migró a los 21 años, por la falta de oportunidades y devastación que dejo la guerra, empieza a buscar visas en 1954 a países como Australia, pero se la niegan, hasta que le aprueban unas visas para viajar a Venezuela, donde tenía un conocido que lo recibe en La Guaira. Su situación fue tan complicada que tuvo que intercambiar una moneda italiana por 40 bolívares, Pierino no sabía nada de español, lo primero que aprendió a preguntar era si había trabajo.

Pierino Vivió en Venezuela 4 años, hasta que gracias a un amigo decide comprar un restaurante que se vendía en la ciudad de Pamplona, en Colombia. Llega al país en 1958 con un contrato de jefe de cocina en el restaurante “Granada”- que luego pasaría a llamarse “Italia”- donde vendía almuerzos por $4 pesos, de ahí nace su primer negocio de muchos, pero estuvo tan solo 6 meses con su socio, hasta que decide vender su parte.

Se muda a Cúcuta y conoce a la que fue su esposa Perla Martínez, con quien tuvo un único hijo en 1960. Hace 36 años abrió su pizzería en Pamplona, en frente de la plaza Almeyda y el hotel Cariongo en Pamplona, también tiene sucursal en Cúcuta. Hoy, Pierino tiene 88 años y sigue atendiendo su negocio personalmente.

La historia de Herbert Faber, nacido en Lübeck, Alemania en 1926.

Su hija Sofía Faber Lehnnert que ronda los 60 años, narra cómo sus padres ingresan al país, él llega a Colombia en 1948 huyendo por haber sido parte de la fuerza aérea alemana, junto a dos de sus hermanos. Cuando llega a Pamplona se organiza a las afueras de la ciudad donde empieza a practicar agricultura, en Alemania se había quedado su futura y primera esposa, Vera Lehnnert, era proveniente de Pomerania, nacida en 1929.

Al terminar la guerra, Vera se encontraba en la Alemania Oriental, por lo que tuvo que escapar a la frontera de las dos Alemanias junto algunas amigas. Lastimosamente, no todas logran escapar. Herbert hace lo posible para traerla hasta Colombia y finalmente lo logra. Para poderse casar les obligaron a casarse por lo católico a pesar de ser protestantes, contraen nupcias en 1949 y al año siguiente, los padres de Vera se vienen a Colombia, donde tuvieron 3 hijos, a pesar de que el matrimonio no durara mucho.

Lo más importante de estas tres historias de migraciones en nuestro país, es recordar que no es algo nuevo que estamos viviendo. Muchas veces los inmigrantes llegan a un lugar sin tener nada, pero salen adelante y, en muchos casos, dan aportes valiosos a los países que les acogen finalmente.