Drogadicción y dependencia: rezagos de una pandemia

Martes, 10 Noviembre 2020 19:00

El incremento del uso de sustancias psicoactivas durante la pandemia ha impactado negativamente la salud mental de los consumidores en Colombia.

Drogadicción y dependencia.||| Drogadicción y dependencia.||| Foto de Yash Lucid en Pexeles.|||
171

Mañana, tarde y noche. Según Cristian Torres, joven consumidor de marihuana desde hace cinco años, cualquier momento del día, durante la cuarentena, es bueno para “rascar, armar y prender” un cigarrillo de marihuana. De acuerdo con un estudio realizado por el proyecto “Échele Cabeza”, el 23% de los consumidores en Colombia incrementaron el uso de estas sustancias psicoactivas a causa del aislamiento obligatorio provocado por la pandemia.

Pero, ¿a qué se debe este incremento? De acuerdo con Isabella Pachón, psicóloga de la Universidad del Bosque, este índice puede ser analizado desde el trastorno de personalidad evasivo, en el cual la persona encuentra en estas sustancias una alternativa para evadir cualquier pensamiento incómodo o desagradable. Adicionalmente, “el uso frecuente de las drogas reduce el asertividad en el consumidor, es decir, disminuye su empatía y arruina cualquier relación sana con el ambiente.

A causa de la cuarentena, Cristian pasó de ser un consumidor ocasional a ser un adicto a la marihuana. “En este momento de mi vida siento la necesidad de fumar, cuando no lo hago me convierto en una persona demasiado ansiosa por un simple porro”. Dicha asociación, de acuerdo con la psicóloga Pachón, se conoce como comorbilidad. Esta alteración ocurre mediante una relación de riesgo en la que la sustancia, como agente inhibidor o excitante, genera una dependencia emocional la cual destruye el sistema cognitivo paulatinamente.

A largo plazo, según Ana María Naranjo, médica de la Clínica Juan N Corpas, el consumo desproporcionado de los narcóticos puede causar daños irreparables en la salud. “Estos detrimentos dependen del tipo de droga consumida. Dentro de las afectaciones más grandes evidenciadas por el paso del tiempo encontramos la hipertensión arterial, las hemorragias cerebrales, los infartos, los trastornos de personalidad e incluso, las infecciones por inyecciones intravenosas”, advierte la profesional. A pesar de conocer estas afectaciones, Cristian se niega a experimentar el famoso método de la abstinencia, pues, según él, “la droga es la única salida para sentirse tranquilo”.

A lo largo de este periodo de aislamiento, las redes sociales han sido fundamentales para la divulgación y prevención de esta problemática. Uno de los proyectos más destacados es “Échele Cabeza”, pues se han encargado de mitigar los daños del consumo de sustancias psicoactivas por medio de publicaciones y videos interactivos. De acuerdo con sus datos, su labor ha logrado impactar a más de 102.000 personas.

Actualmente, en Colombia hay 127 fundaciones encargadas de la prevención y rehabilitación por consumo de drogas. A pesar del incremento y las afectaciones generadas por la pandemia, la Fundación Libérate no ha cesado su labor, pues ha llevado a cabo los tratamientos desde la virtualidad obteniendo resultados muy comprometedores de la mano de terapeutas y psicólogos especializados. “Hemos desarrollado, de acuerdo con la evidencia científica, un programa específicamente para las familias. Es un grupo de apoyo donde nos reunimos de manera virtual y se les orienta sobre la enfermedad y el cuidado de los usuarios para no mantener su conducta adictiva”, afirma la doctora Martha Suescún, directora general de la Fundación Libérate.

Sin lugar a duda, la historia de Cristian deja evidencia de que la drogadicción y la dependencia ha sido uno de los rezagos más perjudiciales que ha dejado la pandemia en los hogares colombianos.  En un conversatorio liderado por la Universidad de Chile en junio, Anneliese Dorr, profesional en psicología, psiquiatría y salud mental, afirmó que “los jóvenes tienes características de psiquismo adolescente que los hacen más vulnerables a consumir drogas”.

Por ello, es clave identificar dichas conductas que lo demuestren. Entre las más comunes se encuentra la excesiva timidez, el déficit de atención y la dificultad de sobrellevar relaciones interpersonales. En Bogotá, la Secretaria de Salud ha dispuesto una línea de emergencia para orientar y prevenir el consumo de sustancias psicoactivas. Para más información comunicarse al 018000112439, línea gratuita.