Por crisis en la movilidad, se disparan las rutas piratas

Viernes, 16 Noviembre 2012 08:50
Escrito por

Decenas de buses y camionetas de turismo hacen parte de un gran sistema de transporte informal. Plaza Capital recorrió los principales puntos “piratas” en la ciudad.

||| ||| Foto por Catalina Cortez Carvajal|||
2160

La falta de transporte público en varios sectores de la ciudad y las congestiones en Transmilenio produjeron un aumento en las rutas informales que movilizan a miles de bogotanos en las horas pico.

Taxis, buses de turismo y camionetas de servicio público especial, tienen rutas que mueven pasajeros desde y hacia el centro de la ciudad con un sofisticado sistema de paraderos, que busca evadir el control de la Policía.

Testimonios de personas que toman este tipo de transporte, aseguran que la principal razón por la que acuden a este medio es por la congestión de los articulados de Trasmilenio y los buses de servicio público. La tarifa en estas rutas está entre 1.200 y 1.500 pesos.

Esta modalidad, según el Código Nacional de Transporte, es ilegal porque el servicio de taxi debe ser individual y no colectivo, y los buses de turismo no pueden asumir funciones de transporte de pasajeros en las ciudades.

Según Conaltur, la Confederación Nacional de Transporte Urbano, no hay un estricto control por parte de las autoridades, hecho por el que las cifras de transporte pirata siguen creciendo. “Si ocurre un accidente nadie les va a responder. Además estos buses congestionan las vías en las horas pico”, señaló un vocero de la Confederación.

Funcionarios de la agremiación dijeron que aunque no tienen cifras de usuarios de estas rutas, es notorio el aumento durante el último año y señalaron que existe un detrimento para la ciudad, por el no pago de impuestos.

Conaltur y la Policía han detectado varios puntos de la ciudad que se convirtieron en paraderos “piratas”. La mayoría se encuentra en el centro, en barrios periféricos de la ciudad y el municipio de Soacha.

Por ejemplo, en la calle 19 entre carreras Séptima y Décima, se pueden identificar todos los días sobre las 5 de la tarde, varias camionetas blancas y largas filas de usuarios que buscan regresar a sus casas. “En el centro uno ya conoce cuales son las camionetas que hacen las carreras, tan solo les hace la parada y el ayudante del conductor pregunta hacia que parte va uno”, aseguró Gabriel Useche usuario de este transporte.

Los conductores de estos vehículos “pirata” defendieron su actividad, señalando que el transporte público no es suficiente para la oferta de pasajeros. “Este es un trabajo honrado, prestamos un servicio para las personas que no tienen cómo irse a sus casas”, dijo un conductor de estos buses.

La Policía ha reconocido que esta es una práctica difícil de reconocer y combatir. “Las personas que coordinan las rutas, al notar la presencia de los agentes informan por radio y de un momento a otro, desaparecen los buses. Otras veces los pasajeros dicen que ellos contrataron el bus”, explicó un patrullero.

Ver Rutas piratas en un mapa más grande