‘Lo más importante es la nutrición, con alimentos como el pepino, la vitamina C y los niveles de Zinc’, consejos de una enfermera en NYC después de superar el coronavirus

Sábado, 11 Abril 2020 09:52

Beatriz Hurley, una samaria que desde hace 7 años vive en los Estados Unidos y que dejó de estudiar Derecho para ser enfermera, trabaja en el nuevo epicentro de la pandemia, donde hace pocos días tuvieron 2000 muertes en un solo día, la ciudad de Nueva York. Esta enfermera, desde New York, nos insta a tener una cuarentena ‘con nutrición y consciencia’

 

Beatriz Hurleuy, enferma de urgencias en Nueva York||| Beatriz Hurleuy, enferma de urgencias en Nueva York||| Beatriz Hurleuy|||
1585

¿Cómo era su trabajo antes de comenzar a llegar pacientes con COVID-19?

Bueno, en cada temporada hay diferentes tipos de enfermedades. Por ejemplo, en invierno en New York, se disparan los casos de influenza. Anoche en CNN mencionaron, pero no le dieron mucha relevancia, que las personas que tenían la vacuna contra influenza, el COVID no les había dado tan duro, por eso la vacuna contra la influenza es doblemente importante ahora. Podría decir que es indispensable, ya que, si se tiene la vacuna contra la influenza, a tu cuerpo el COVID no le va a dar tan duro. 

Volviendo a la pregunta, eran muchos casos de rayos x, coger puntos, cálculos, infecciones; incluso muchas mujeres llegan porque pensaban que tenían VIH, aquí hay un índice alto de VIH. Enfrentarse a tener que contarle al paciente que era positivo de VIH, sin saber como iba a reaccionar es fuerte, con el coronavirus es mucho mas fuerte. Ahora solo llegan casos de coronavirus y de ansiedad, haces dos pruebas de coronavirus y un electrocardiograma. Aquí en urgencias se les da prioridad a dolores en el pecho y ataques de asma. Pero ahora todo el mundo llega con problemas respiratorios,entonces ya no hay prioridad como antes.

Yo me enfermé en la peor época, porque hablo español e ingles, y ayuda a traducir. Todos mis compañeros me decían que cómo me iba a enfermar porque llegaban muchas personas con tanto miedo, porque nosotros estábamos en cuarentena desde hace un mes, y preguntas con lo que veían en China e Italia, porque en ese momento nuestro espejo refractivo era Italia. Y personas nos preguntaban si se iban a morir, pero no tenemos una respuesta “profesional” para decirles que no les iba a pasar lo mismo. Había mucha incertidumbre. Mucha fiebre y presión arterial alta.

En los diferentes países que enfrentan la pandemia del COVID-19 personal médico ha denunciado la falta de elementos de protección para atender pacientes con coronavirus. ¿En el hospital donde trabaja pasa igual?

La verdad es que nosotros contamos con un hombre muy inteligente en la cabeza de la clínica, nuestro médico director, es un hombre muy leído que esta pendiente de lo que pasa en el mundo en relación con la medicina. Los primeros protocolos que tuvimos fueron el de cambiarnos los implementos cada vez que atendíamos a 5 pacientes. Pero llegamos a un punto que era un cambio por día, y después por dos días, lo limpiamos con cloro. Sí el informe estaba dañado, entonces se pedía otro. La verdad hasta este momento no ha habido escases como tal, lo que pasa es que estábamos acostumbrados a cambiar de implementos después de atender a cada paciente, ahora no porque hay que cuidarlo. Nosotros teníamos cajas pedidas desde enero, pero no han llegado porque las compañías no dan abasto para satisfacer la demanda de los compradores.

En Estados Unidos, al principio no teníamos un protocolo para atender pacientes con COVID-19, lo veíamos tan lejos. Lo que sí hicimos fue que cuando la persona llega al registro se le preguntaba si había estado en China o Italia, entonces en ese momento le decían a la enfermeras y médicos que teníamos un posible caso de COVID-19, cuando se atendía solo entraba una persona con un lápiz y anotaba los signos vitales. 

En el caso de las máscaras N-95, como lo dice el nombre te protege un 95%. Cuando nosotros hablamos, tiramos unas moléculas pequeñitas, aerosoles, que contaminan y son una carga de contacto de virus. Considero que hay que tener una máscara, según la necesidad. Muchas personas dicen que las dejen para el personal médico y yo apoyo eso, pero también considero que la requieren personas mayores, con hipertensión, con problemas renales o VIH. Siendo sincera, aunque algunas personas no les agrade, considero que las deben usar esas personas con las condiciones que te mencione antes que un enfermero joven, porque ellos lo necesitan, le puede afectar mucho más fácil el sistema respiratorio. Es comprar N-95 con consciencia, con responsabilidad, si la necesito o no.

¿Cómo se entero que tenía COVID-19? 

El día que yo me contagié, pienso que no fue en mi zona de trabajo, sino que fue porque toqué algo que una persona con COVID había contaminado. Yo tenía los síntomas: fiebre, escalofríos, mareos, pero pensé que estaba embarazada. En el hospital me dio un mareo horrible y uno de los médicos me dice “Bea, yo creo que tu tienes COVID, te ves pálida con desaliento; déjame tomarte los signos”. Cuando me los tomaron tenía fiebre y enseguida me hicieron la prueba. En mi mente pensé que esa prueba se había perdido porque yo solo tenía una ‘gripita’. Cuando llegué al trabajo al día siguiente, todo mundo me miraba, entonces el médico me dijo que tenía el virus y tenía que cuidarme. Lo primero que pensé fue quién va a traducirle a los médicos. Cuando salí, mis compañeros me aplaudían como dándome alientos para recuperar, para mí fue un momento muy bonito. La verdad es que el COVID a mí me ha dejado experiencias bonitas. 

Su esposo también dio positivo de COVID-19. ¿Cómo enfrentaron los dos la situación? 

Cuando llegué a mi casa le dije a mi esposo que era positivo de COVID-19. Normalmente, a una persona como mi esposo no se le realiza la prueba porque era asintomático y además tenía contacto conmigo. Mi esposo ha sido tan compasivo con esta situación. Me ha cuidado muchísimo. Otra persona diría que se iría de casa mientras pasa esta situación. Tengo compañeras que no han tenido el mismo apoyo que he tenido yo con él.

¿Qué medidas tomaron cuando fueron diagnosticados positivo? ¿Cuáles fueron las recomendaciones del medico tratante?

Yo cuando fui diagnosticada, ya sabía más o menos como manejarlo, tenía síntomas controlables desde casa, pero los médicos me dijeron que guardara mucho reposo, hidratarme, subir mis vitaminas, mis defensas para poder salir rápido. Monitorearme la temperatura 3 o 4 veces en el día. Si me tomaba un acetaminofén a la hora me tenía que tomar la temperatura. 

Se ha mencionado que los síntomas en cada persona pueden variar. ¿Cuáles fueron los principales síntomas que tuvo para sospechar que tenia COVID-19? 

Los síntomas me comenzaron a los tres días, fue como una montaña rusa, un día me ponía bien, el otro mal, así fue durante 9 – 12 días. El COVID te vuelve asmática. Estaba durmiendo una noche y sentía escalofríos y tenía tos, fiebre; me acosté y no podía respirar, me llamé a mí misma a la tranquilidad, empecé a inhalar cuatro segundos, exhalar seis segundos, que es lo que recomienda los médicos aquí, respiración inteligente; y se me pasó. Fue algo muy controlable en casa, pero una persona que no tenga la capacidad de tranquilidad es difícil y más cuando la mayoría de noticias son muy negativas.

¿Qué consejos le daría a enfermeras y enfermeros para protegerse a la hora de trata con pacientes de COVID-19? 

Yo creo que todos los enfermeros y enfermeras saben que corremos un riesgo altísimo y que es muy probable que nos dé. Pienso que hay que tener consciencia, si te recuperas rápido, trata de acortar tu cuarentena, para que el trabajo no se vuelva difícil para los que están bien. Si te sientes con síntomas, no hagas lo que yo hice, que estaba obsesiona con quedarme y seguir ayudando, sino ser prudente, recuperarte. A veces, estamos pensando más en que estamos jóvenes y estamos sanos, cualquier caso puede volverse complejo. Creo que si somos héroes porque estamos arriesgándonos, aquí en Estados Unidos somos los enfermeros los que estamos en primera línea. Les digo que, si llegan a contagiarse de COVID, que no tengan miedo, que piensen en ellos, porque si uno esta sano, puede ayudar. Hay que tener sentido social y de servicio, pero también hay que pensar en nuestra salud. 

Pocas personas le han dado importancia al tema de la salud mental durante esta crisis que enfrentamos todos. ¿Qué consejos le daría a las personas o familiares que dan positivo de COVID-19?

La manzanilla tiene un poder relajante, que se ha comprobado científicamente que tiene casi el mismo poder que un relajante. Igual que el agua de la valeriana, pero según lo que vayan a ser porque tiende a dar mucho sueño. No estoy diciendo que se pasen en alcohol, pero una copa de vino ayuda a relajarnos. Tomar mucha agua, cuando no tomas agua, todo se complica mientras que cuando tomas agua la ansiedad no es tan fuerte porque el ritmo cardiaco se controla. Comer sano. También hay una línea de ayuda psiquiátrica, pero trata de mantenerte en casa porque si sales puedes contagiar a otras personas. Ir a emergencias o urgencias en casos de salud mental es difícil porque un médico de urgencias no puede recetarte un medicamento, sino que te remite a un psiquiatra o a menos que tengas tu psiquiatra y le puedas escribir.

Guardar la calma y ser positivos, aunque sé que el panorama no es el mejor, pero todo lo que piensas lo atraes. La situación es seria, pero las personas son muy amarillistas, lo que genera mucha ansiedad, y eso genera mas trabajo en urgencias. Otro tema que considero importante y que han olvidado es la nutrición, las personas deberían de comer de manera saludable y balanceada para tener el sistema inmune fuerte en el momento que tengamos que volver a salir, tratar de elevar las defensas. Te puedes lavar las manos, pero eso es la parte externa, lo mas importante es la nutrición, subir los niveles de alcalinos con alimentos como el pepino, vitamina C, los niveles Zinc.  Tener una cuarentena con nutrición y consciencia.

¿Cómo le cambió la vida el coronavirus?

Lo negativo fueron los mareos que no se han ido del todo y me volvió medio floja porque me daba mucho sueño. Por otro lado, las personas, y aun más los inmigrantes. A mí me partió el corazón el caso de una hondureña. Por lo general las personas que vienen de Honduras son muy humildes; me dijo “Oiga señora, yo no tengo máscara”. No tenía dinero ni siquiera para comprar un máscara porque trabajaba en limpieza y vivía del diario. 

Lo bonito fue que recuperé amigos y personas, casi no tenía contacto con mi familia paterna pero por las redes sociales se enteraron que tenía COVID, ellos me llamaron para preguntar como estaba, y es bonito que personas con las que casi nunca tuviste contacto se preocupen por ti. Te voy a contar una historia bonita. Un joven que vive New Jersey estaba viendo por la ventana a una chica que estaba haciendo como Tik-Tok en la azotea del otro edificio. Él decide enviarle un drone con una nota que decía que si le podía enviar su número. Y comenzaron a cenar juntos, ella de allá y él de su ventana. La cuarentena y el COVID nos ha traído historias bonitas. 

¿Cómo se siente para retomar sus labores después del aislamiento? 

Me siento recargada de energía, además mañana trabajo con mi doctor preferido, que solamente habla inglés, y que es como un Michael Jackson, hasta tiene Tik-Tok. Trabajar con el es divertido, lo que reduce el estrés de la situación; incluso cuando le va a dar los resultados a sus pacientes les pone música para que se relajen. Pero obviamente mañana habrá mucho trabajo por lo que voy también preparada físicamente.

¿Cuántas veces se pueden reutilizar un tapabocas?

Se puede reutilizar de una manera inteligente. Cuando estudié nunca nos dijeron que se podía reutilizar, creo que nadie esta académicamente preparado para decirte que un producto desechable se puede volver a reutilizar. En el caso de las máscaras, están tan escasas que nos han obligado a reutilizar. Yo recomiendo que cuando te quitas la mascara, primero te laves las manos y retiras la mascara de los extremos, la depositas en una bolsa ziplot y la dejas abierta; si reutilizamos de una forma inteligente, no corremos riesgo, pero si estornudas o toses, al tener contacto con la humedad, ya no se puede volver a usar. 

¿Qué consejo le podrías dar a las personas con síntomas controlables desde casa?

La automedicación es algo complejo y más aquí. Las personas, por lo general, compran antibióticos. Con el COVID el antibiótico no te va a servir. Yo recomiendo lo que los médicos mandan: tomar acetaminofén, que está teniendo una excelente respuesta a los síntomas del COVID. Un termómetro en casa te puede salvar la vida, porque controlar la temperatura evita las complicaciones.

¿Cómo es la situación del COVID-19 en Nueva York?

Nosotros escuchábamos sobre los casos en China, y decíamos “wow”, no pueden salir a la calle, pero nunca hubo una dimensión de que eso pasaría aquí y menos de esa forma. No sé mucho del proceso de admisión a los seguros, pero sí séque para tener un buen seguro médico hay que tener un buen trabajo y papeles americanos. Hay una gran cantidad de inmigrantes sin seguro con COVID. En mi experiencia con lo que, he vivido acá, por ahí en dos o tres semanas los números en Colombia van a subir y le pongo muchas muertes, no sabes aquí como entran personas al hospital necesitando respiradores porque el COVID-19 tiene algo que no tiene los otros virus, baja el nivel de oxígeno de una forma increíble. Le comentaba a una colombiana que trabaja en medicina interna cuando me preguntaba que era lo que mas había visto en casos de COVID, yo le decía los niveles de oxígeno, nunca había tenido esa experiencia con la influenza con niveles de oxígeno tan bajos, y el nivel de oxígeno es nuestra capacidad de respirar.