Las fuertes críticas a Ocesa tras los conciertos de Coldplay y Dua Lipa en Colombia

Sábado, 24 Septiembre 2022 10:14
Escrito por Natalia Serrano Moraga

Se exige un cambio de lugar para el concierto de Harry Styles el próximo 27 de noviembre, luego de las complicaciones denunciadas en Salitre Mágico.

 

 

Durante la fila para el concierto de Dua Lipa se presentaron enfrentamientos entre los asistentes y los encargados de logística||| Durante la fila para el concierto de Dua Lipa se presentaron enfrentamientos entre los asistentes y los encargados de logística||| Diego Forero|||
752

El pasado 16, 17 y 18 de septiembre se llevaron a cabo, en Bogotá, dos de los espectáculos más esperados del año: el concierto de Coldplay, el cual contó con dos fechas, y el show de Dua Lipa, organizados por Ocesa, empresa promotora de espectáculos y entretenimiento del país.

A pesar de que muchos fanáticos lograron asistir a los eventos, circularon miles de críticas en redes sociales por fallos de logística y organización, así como reproches sobre la elección de Salitre Mágico como un lugar adecuado para conciertos de tal magnitud. Ahora, los espectadores demandan un cambio de venue para el concierto de Harry Styles, que está programado para el próximo 27 de noviembre en el mismo lugar.

(Le puede interesar:Conciertos, festivales y eventos culturales: el motor de la economía de la capital)

“Para el concierto de Coldplay hubo muchas dificultades a la hora del ingreso. Las filas eran muy largas y dejaron entrar muy tarde a la gente, entonces las personas no pudieron ver a Mabiland, que fue la primera telonera, ni a Camila Cabello. Con Dua Lipa, no había un lugar adecuado para hacer la fila, no había baños, abrieron puertas a las 5 de la tarde, permitían colados, no había ningún tipo de control y todo estaba muy aglomerado, lo cual presentaba un riesgo porque la gente se apretaba entre sí”, le contó a Plaza Capital José Miguel Agudelo, asistente a los dos conciertos montados por la empresa Ocesa.

Ante estas alegaciones Carlos Tijaro, abogado de Ocesa, asegura que estos comentarios los toman de la mejor manera. “Son retroalimentación para una empresa cuya intención siempre ha sido la de brindar los mejores espectáculos de los mejores artistas internacionales para nuestro país. Los conciertos, su logística y organización fueron ampliamente planeados y trabajados. Estando adentro del barco puedo dar fe de que los tripulantes han remado, y mucho. En ese orden de ideas, los inconvenientes, imprevistos, y problemas sobre el camino se pueden presentar, pero de ellos siempre se aprende, y esto garantiza que ocurran cada vez menos”, aseguró Tijaro.

 

Historias del caos: ¿a qué se deben las críticas?

Atrasos en la apertura de puertas, poca importancia a la revisión de boletas, colados, falta de baños y la desinformación general del personal de logística son algunas de las quejas que presentaron los asistentes a los conciertos.

“Los de logística mezclaron las filas como quisieron y dejaron entrar a todo el mundo al mismo tiempo, sabiendo que había personas que llevaban haciendo fila desde 14 horas atrás”, comenta Diego Forero, fanático que llegó a Salitre Mágico desde las 5:20 de la mañana.

(Lea además: Freestyle: de la calle a las tarimas internacionales)

Forero asegura que además de la organización relacionada al ingreso, las condiciones visuales y de sonido no fueron garantizadas: “El sonido no fue el mejor, yo estaba al frente de la localidad general y eso hizo que, afortunadamente, pudiera escuchar, pero los de atrás tenían un pésimo sonido, además de la desventaja de un parqueadero plano que no permitía ver al artista”.

En el caso del concierto de Coldplay, el cual fue realizado en el Estadio el Campín, la situación no fue diferente, a pesar de contar con un espacio adecuado para la realización de eventos. “No había nadie ubicando a la gente en sus sillas. Llegar a los puestos fue una locura, cualquiera se podía colar porque ni siquiera estaban revisando bien las boletas e incluso uno de logística nos mandó para el lado que no era”, expresa María José Castrillón, quien viajó desde la ciudad de Medellín para ver a la banda.

 

Ocesa, en revisión de lo sucedido

Tijaro, a pesar de asegurar que no puede dar muchos detalles sobre la controversia por los riesgos que esto implica, afirma que la empresa se encuentra evaluando la situación. “Está muy delicado el tema en la empresa, mucho trabajo, muchos derechos de petición y demandas que llegan desde la superintendencia, el área jurídica está a reventar”.

No obstante, el abogado asegura que están tomando las riendas de la situación, y promete que la empresa seguirá siendo una gran promotora de espectáculos: “Nos verán seguir trayendo a los artistas top mundiales para Colombia, algunos que vienen por primera vez, y todos que se van muy felices de haber conocido al público colombiano”.

 

¿Harry al Campín?

En cuanto a las exigencias sobre el cambio de lugar para el próximo concierto en manos de Ocesa, el de Harry Styles, el pasado miércoles 21 de septiembre se llevó a cabo una reunión entre equipos de la Dimayor, la Alcaldía de Bogotá y Ocesa. No obstante, según contó el abogado, “el tema de Harry Styles apenas se está negociando”.

Pese a que los asistentes aseguran que no volverían a depositar su confianza en Ocesa, solicitan no volver a hacer ningún tipo de evento en Salitre Mágico. “Eso es un parqueadero, no un lugar para hacer eventos. Deben mejorar su logística, ser organizados y tener en cuenta todo lo que un evento tan grande implica y garantizar que la gente pueda disfrutar tranquilamente todo el concierto, saltar, cantar, moverse y tener una experiencia”, sostiene José Miguel Agudelo.