El arte revive la memoria del conflicto

Sábado, 05 Septiembre 2015 10:55

A través de varios proyectos artísticos, se busca generar conciencia respecto a la violencia en Colombia.

En total fueron 130 los reintegrados que participaron en el proyecto.||| En total fueron 130 los reintegrados que participaron en el proyecto.||| Foto: Camila Granados|||
804

Desde el pasado jueves 20 de agosto se encuentra en el Museo de Arte del Banco de la República la exposición “Frente al otro: dibujos en el posconflicto”. El proyecto demuestra la importancia del arte como medio de expresión para reconstruir la memoria y superar la guerra.

La muestra hace parte de la campaña “La paz se toma la palabra”, una iniciativa que busca expresar la importancia de poner fin al conflicto armado en Colombia.

En el proyecto, doce artistas se reunieron en doce ciudades diferentes con reintegrados para convertir sus historias de vida en arte. El resultado de este encuentro fue el que motivó la creación de la exposición.

Para los reintegrados, la experiencia de contar su historia a través del arte es una herramienta de reparación. “El arte se convirtió en un medio para expresarse, los ayuda a liberarse”, afirma José Rosero, artista del taller realizado en Pereira. “A largo plazo, esto es un aporte para ellos, para que la sociedad se dé cuenta de que los reintegrados son personas normales que vivieron situaciones extremas y sufrieron la violencia”, concluye Rosero.

“Para la mayoría de los reintegrados, esta experiencia significó un momento de tranquilidad, de salirse de su rutina y de entrar en un espacio de reflexión para pensar en otra realidad”, afirma Daniel Salamanca, artista del taller de Ibagué.

Esta exposición no es el único proyecto artístico a través del cual se busca recuperar la memoria del conflicto. El proyecto Oropéndola, en alianza con el Centro de Memoria Histórica, se encarga de recopilar expresiones artísticas relacionadas con el conflicto armado en Colombia. “El arte es reparación simbólica para las víctimas, esta reparación es una manera de recuperar la dignidad que perdieron durante tantos años”, señala Manuela Ochoa, directora del proyecto Oropéndola.

Esta experiencia no sólo resulta beneficiosa para los involucrados, sino para los colombianos en general. Según Camilo Castellanos, investigador del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, la producción artística es fundamental para el proceso de reparación. “Se necesita mucho la ayuda del arte, porque el arte llega a todos, se convierte en una experiencia colectiva que genera reflexión de lo ocurrido”, afirma.

Camilo Castellanos señala que los procesos de reconstrucción de la memoria pueden contribuir a entender al otro, y ese es el primer paso para superar el conflicto. Para Castellanos, la historia no se puede construir a partir de quiénes son buenos y malos, sino entendiendo las causas que llevaron al conflicto, y estos proyectos facilitan esa comprensión.

Según Manuela Ochoa, el arte permite generar conciencia colectiva. “Las personas que no viven la guerra directamente la ven como algo lejano, de lo que no son parte y entonces, en algunos casos, la ignoran. Creo que este tipo de expresiones artísticas tienen la capacidad de sensibilizar al público en las ciudades”, concluye.

El proyecto “Frente al otro: dibujos en el posconflicto” estará disponible hasta el 12 de octubre en la sala de exposiciones El Parqueadero en el Museo de Arte del Banco de la República.