Las Manzanas del cuidado: Un Intento incompleto para la inclusión financiera

Sábado, 06 Mayo 2023 22:50
Escrito por

En Colombia la búsqueda de la equidad financiera es un camino largo que avanza a paso lento. Las mujeres enfrentan dificultades laborales y además son quienes llevan a cabo, en el mayor de los casos, las labores domésticas y de cuidado que no son retribuidas monetariamente.  

Manzana del cuidado de Kennedy|Ejemplo de programación semanal de la Manzana del Cuidado del centro||| Manzana del cuidado de Kennedy|Ejemplo de programación semanal de la Manzana del Cuidado del centro||| Natalia Villamil|Natalia Villamil|||
2220

Información adicional

  • Coautor 1: Natalia Villamil

A través de proyectos que benefician a las mujeres se crean las Manzanas del Cuidado por parte de la alcaldía. Esta iniciativa promueve el progreso desde un soporte emocional y formativo que no abarca en totalidad las necesidades de inclusión financiera de las mujeres que se dedican a las labores del cuidado. 

La falta de autonomía financiera pone a las mujeres en un estado de vulnerabilidad que necesita ser atendido con urgencia. El informe del Banco de Desarrollo de América Latina muestra que los hombres están nueve puntos porcentuales por encima de las mujeres en cuestión de resiliencia económica. Esto está relacionado con el conocimiento financiero y el nivel de confianza de las mujeres al respecto.  

(Le puede interesar: Siguen las manifestaciones por construcción de un colegio distrital en Kennedy ) 

Las Manzanas del cuidado de Bogotá buscan la equidad de género. Este proyecto propiciado por la alcaldía, que hace parte del Sistema Distrital del cuidado de la ciudad, propone que las mujeres puedan apartarse de la responsabilidad del cuidado sin preocupaciones durante el tiempo que desarrollan actividades en favor de su bienestar. Sin embargo, es válido preguntarse si es posible conseguir equidad sin destruir brechas financieras. 

Este proyecto destaca su intención por generar empleo y capacidad de emprendimiento para las mujeres, sin embargo, muchas veces esta intención no pasa a la acción. Sara Camargo, coordinadora de comunicaciones en la Fundación BSocial, que promueve emprendimientos de las mujeres, afirma que las Manzanas del cuidado responderían mejor a las necesidades de las mujeres si ellas lograran materializar y monetizar el conocimiento que obtienen dentro del proyecto. “Si las manzanas abrieran sus recursos y más personas se interesaran, podrían generar una ventana de oportunidades más tangibles para las mujeres.” 

El promedio de tiempo que dedican las mujeres a trabajo no remunerado es de siete horas y 46 minutos al día, mientras que los hombres dedican tres horas y seis minutos. Así lo muestra la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo realizada por el DANE en el 2021 

“Como crecimiento personal, para el cuidado de uno mismo, para darse cuenta de que uno puede servir para otras actividades, para otras cosas. La verdad a mí me ayuda muchísimo”, manifestó Yennifer Suarez, beneficiaria de la Manzana del cuidado de la localidad de Kennedy. Desde que empezó a asistir, ha mejorado su salud mental y su autoestima gracias a las actividades deportivas que ofrece este proyecto. Según quienes participan, las Manzanas del cuidado son un soporte emocional. 

¿De qué tratan las Manzanas del cuidado? 

Se comenzó la implementación de este proyecto en la ciudad desde el 2020. Lugares pensados para que las mujeres cuidadoras no tengan que caminar más de 30 minutos para acceder a servicios básicos como: educación, recreación, deporte, cultura, lavandería comunitaria y cuidado a niños, niñas, personas con discapacidad y adultos mayores.  

Las instalaciones adecuadas para las actividades se ven de muchas maneras, pueden ser edificaciones completas construidas para este fin o solo un piso en un edificio de la localidad. Por ejemplo, dentro de una estructura sólida, de ladrillo, amplia, con algo de olor a cloro por las piscinas que se encuentran en el lugar, está ubicada la Manzana del cuidado de Kennedy en donde también está la Casa de la igualdad y el Centro de salud del servicio del cuidado. 

En el caso de la Manzana del centro, un solo piso de un edificio es adaptado como guardería de niños, salón recreativo, salones académicos, biblioteca y oficinas de psicología y apoyo legal. Aunque desde afuera parece un espacio pequeño, sus salones son grandes, algunos con amplias ventanas para practicar yoga o danza con luz natural y otros cuentan con escritorios plásticos y tableros necesarios para las clases que se dictan en este lugar. Muchas de sus paredes son blancas, sin contar el salón destinado al cuidado de los niños, que se llena de color con los dibujos realizados por ellos y sus juguetes regados por el suelo. 

Sara Camargo, afirma que las Manzanas del cuidado son un proyecto gratificante para la ciudad porque se preocupan específicamente por quienes tienen las cargas del cuidado. Además, asegura que esta iniciativa ayuda a que las mujeres se quiten el pensamiento de que no pueden ir a estos espacios recreativos por pensar en los niños y su bienestar. “Pensar en esa necesidad tan puntual tiene un gran impacto, puede que tenga problemas, puede que le falte muchas cosas, pero siento que sí está centrado en las necesidades de sus usuarios”. 

Las 16 Manzanas del cuidado se ubican en las localidades de Fontibón, Chapinero, Tunjuelito, San Cristóbal, Bosa y Ciudad Bolívar donde hay dos en cada una, Rafael Uribe Uribe, Engativá, Centro de Bogotá, Usaquén, Kennedy, Los Mártires, Usme, San Cristóbal. Los puntos en donde están ubicadas se seleccionaron teniendo en cuenta índices de pobreza, número de víctimas de violencia basada en género, de cantidad de infantes y personas en condición de discapacidad que tengan la necesidad de cuidado, además de la presencia de cuidadoras. Estos criterios son establecidos en el artículo 231 del Plan de Ordenamiento Territorial (POT).  

(También puede leer: El metro eterno: la incertidumbre económica y vial de la avenida Caracas ) 

Las necesidades financieras de las mujeres no se cubren en su totalidad 

Las mujeres son quienes menos representación financiera tienen. Ellas no cuentan con capacidad de endeudamiento con respecto a los hombres. Son quienes menos adquieren cuentas bancarias, tarjetas de crédito y débito, según el Índice de inclusión financiera de Credicorp 2022. El ascenso financiero está muy relacionado con el ascenso social. 

Dentro de los talleres a los que las mujeres pueden acceder en las Manzanas del cuidado se encuentran clases de empleabilidad y emprendimiento, que promueven el aprendizaje para generar ingresos y una formación financiera. Así mismo, hay actividades de planificación y salud sexual, club de lectura o tardes de café, que les permiten socializar y convivir con más cuidadoras. Claramente, las Manzanas hacen un esfuerzo por incluir ambos ámbitos en su agenda, pero únicamente a través de actividades pedagógicas.  

La lucha contra la inequidad financiera trasciende solo índices que son monetarios o laborales. Muchas veces, para trabajar temas de equidad de género se requiere derrumbar los estigmas sociales en torno a la labor del cuidado. Según la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo realizada por el DANE, el 50,5 % de los encuestados piensan que las mujeres son mejores para el trabajo doméstico que los hombres. Estos estigmas son tratados con dedicación por este proyecto de la alcaldía.  

Sin embargo, la equidad de género se consigue también a través de la salud financiera que es la capacidad de las mujeres por tener autonomía a través de acceso a servicios financieros como cuentas de crédito y ahorro, inversiones, seguros, garantías, servicios de pago, y no financieros como capacitaciones, asistencias técnicas y asesorías. De esta manera lo explica el informe de Inclusión financiera de mujeres en América Latina y el Caribe de ONU Mujeres.  

En el caso de Yennifer, que tiene un emprendimiento de personalización de prendas, está interesada en involucrarse a los talleres financieros que brinda la manzana, sin embargo, es consciente que estos impulsaran su negocio por el aprendizaje que ella adquiera, más no por un aporte económico. "Mi expectativa es seguir realizando las actividades deportivas y todo eso para poderme sentir mejor. Y lo que quiero también es poder apoyarme con la manzana del cuidado para lo del emprendimiento”.  

A pesar de los servicios que ofrecen las Manzanas del cuidado, aportando a la educación y la generación de ingresos, estas no brindan incentivos económicos de ningún tipo, ni apoyo financiero a los emprendimientos de las mujeres. Así lo advierten las gestoras de manzanas a quienes pretenden inscribirse en este proyecto buscando ayuda para emprender. Se intentó contactar a la Secretaría de la Mujer a través de una solicitud exigida por la entidad y por los canales de comunicación que ofrecen, pero a la fecha no se ha recibido respuesta. 

Los talleres de empleabilidad y emprendimiento promueven que la mujer incursione en este campo y le brindan conocimientos para potencializarse en el mercado laboral, pero ellas deben buscar las oportunidades de darse a conocer e impulsar sus negocios a través de otros programas de la Secretaría de la Mujer o de manera autónoma, más no por medio de las Manzanas. Es decir, son quienes ayudan a la formación más no a la implementación.   

En general, las mujeres están en puestos subordinados, con salarios bajos y menor capacidad de toma de decisiones. Esto hace que se desempeñen en cargos informales o se dediquen mayoritariamente al cuidado y actividades domésticas, sin poder tener el mismo nivel académico y rendimiento que los hombres. Tratar estos proyectos es importante porque reconoce las dificultades con las que viven las mujeres y busca eliminarlas. 

(Conozca acerca de: ¿Humedal en peligro?: comunidad denuncia daño ambiental a El Salitre) 

Según la alcaldesa Claudia López en las Manzanas del Cuidado se habían brindado más de 275 mil atenciones hasta diciembre del 2022. La secretaria de la Mujer también publicó que más de 500 cuidadoras ya terminaron su bachillerato, 12 mil se formaron con el SENA y la Secretaría de la Mujer, y más de 625 ya certificaron sus saberes como cuidadoras para poder trabajar con remuneración.  

ONU mujeres sugiere una serie de puntos que deben ser tomados en cuenta a la hora de generar proyectos sobre inclusión financiera. Según su informe, los gobiernos se deben preocupar por brindar acceso a servicios bancarios, promover fortalecimiento e incentivar a las empresas lideradas por mujeres, además de tomar acciones con respecto a la economía del cuidado y la incorporación femenina al mercado laboral.  

Las Manzanas del cuidado pretenden abarcar muchos ámbitos que rodean las necesidades de las mujeres, pero en su intento pueden dejar cosas sin resolver. Su apoyo principal se basa en el ámbito emocional, aunque la iniciativa propone fortalecer el nivel económico y financiero de las mujeres. Abrir las puertas a la educación es un gran paso que no se puede estancar en el regreso de las mujeres a sus hogares. Enseñar y poner en práctica acciones puntuales para disminuir las brechas económicas es necesario para construir una verdadera inclusión.