La reforma tributaria de Petro golpearía a la comida callejera

Martes, 30 Agosto 2022 11:19
Escrito por

El centro de Bogotá se caracteriza por la amplia oferta de comida en puestos informales u oficiales, se menciona que las posibles medidas económicas afectarían a este sector ya golpeado por la pandemia.

Puestos de comida en el centro de Bogotá||| Puestos de comida en el centro de Bogotá||| María José Rodríguez|||
121

Gustavo Petro lleva menos de un mes de mandato, pero hasta el momento ya le ha proporcionado a la reforma tributaria un carácter de urgencia. Por este motivo, el pasado martes 23 de agosto, inició en la sesión conjunta de las Comisiones III del Senado y la Cámara el primer debate sobre el proyecto. La propuesta busca recaudar 50 billones de pesos en los siguientes cuatro años, para esto propuso diversas medidas. Una de ellas es la implementación de impuestos a los sectores de bebidas azucaradas y alimentos ultra-procesados.

 El ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, en su propuesta de reforma expone que el propósito de los impuestos es de “reducir el consumo de algunos bienes que resultan en externalidades negativas sobre la salud de la población”.  Sin embargo, según un análisis hecho por Fitch Ratings, una agencia internacional de calificación e investigación crediticia, estos impuestos “podrían tener un efecto negativo a neutral en el sector de alimentos y bebidas, dependiendo del grado en que las medidas de ahorro de costos pueden compensar la competencia”.

 Según el Economista de la Universidad del Rosario, Julián Santiago Ramírez, la reforma afectaría los precios de los alimentos de la canasta familiar. Esto se vería reflejado en los patrones de consumo de cada individuo, pero no va a ser un cambio tan repentino, debido a que los hábitos de consumo no se cambian tan fácilmente. A ciertos alimentos se les aplicaría el impuesto directamente, pero el precio también puede verse afectado como consecuencia de los impuestos propuestos para los plásticos de primer uso y el empaque de cada alimento o la gasolina para el transporte. “Estos impuestos afectan el costo de producción, entonces cuando los costos de producción de una empresa aumentan, seguramente se va a ver un efecto en los precios de la canasta familiar”, señala el economista.

 Con el aumento de costos de producción, y así el incremento en los precios de alimentos específicos de la canasta familiar, la adquisición de ellos va a requerir mayor inversión. De este modo, es posible un aumento de los costos de cada preparación y en su valor de venta, por lo que es posible que disminuyan las ventas e ingresos de ciertos locales de comida, explica el economista.

 Entre los principales afectados por este hecho son los negocios de comida informal, esto se debe a que no les es tan fácil el acceso a las vías crediticias. “Esto provoca que en caso de que tengan perdidas, los créditos y demás no son tan fáciles de acceder; por lo que es más probable que se vean afectados ellos en sus costos de producción”, afirma Ramírez. A la informalidad este tipo de medidas les impactaría de manera significativa, y el gobierno no tiene el control de cómo ayudarlos en caso de un efecto negativo.

 Por este motivo, el posible aumento de precios generaría aún más desafíos económicos a los emprendimientos de comidas, ubicados en el centro de Bogotá. Esto se debe a que las inversiones en alimentos aumentarían y los ingresos podrían disminuir, los más vulnerables ante esta situación serían los negocios informales. Cabe resaltar que, según el DANE, en el país hay más de 5.6 millones de colombianos que trabajan de manera informal, y en la rama de servicios alimentarios esta tendencia es de 63.3%.