Las trabas para denunciar casos de violencia sexual en plataformas de transporte

Jueves, 18 Mayo 2023 18:15
Escrito por

Aplicaciones como Uber, DiDi y otras más encontraron un vacío legal para no hacerse responsables de denuncias por acoso o abuso sexual.

Pese a que decenas de abusos se cometen, hay vacíos jurídicos que impiden la denuncia en relación a las apps.||| Pese a que decenas de abusos se cometen, hay vacíos jurídicos que impiden la denuncia en relación a las apps.||| Foto de Antoni Shkraba en Pexels.|||
92

“Me desperté y estaba en La Calera. Yo vivo al otro lado de la ciudad, el carro estaba estacionado y el conductor estaba con el pantalón desabrochado”, cuenta Andrea*, quien pidió un servicio a través de Uber sobre las 3 de la mañana, para que la llevara desde la calle 85 a su casa que queda por la carrera 24 con 80. En lo que va del 2023, la Fiscalía General de la Nación ha judicializado a 20 presuntos abusadores sexuales, pero no se conoce si alguno de estos se relaciona con las ‘plataformas de transporte privado’ como Uber, DiDi, Cabify e Indriver.

El poco conocimiento que hay sobre la cantidad de socios conductores judicializados y de las denuncias directas hacia este tipo de plataformas se debe a que en el momento en que se denuncia por abuso sexual esta se desliga de la aplicación. El jefe de abogados de la compañía de transporte DiDi, Javier Sánchez, menciona que “la denuncia va al sujeto y no a la empresa, porque la compañía es de otro país, es decir, que esta denuncia no tendría validez en Colombia y tocaría ponerla en su respectivo país”.

Los casos de acoso o abuso físico o psicológico en estas plataformas siguen ocurriendo, independientemente de a quien se le interponga la denuncia o bajo qué parámetros se pueda establecer. Lo que le sucedió a Andrea no fue un hecho aislado. No ha sido la única mujer que se ha quedado dormida en un carro y cuando despierta tiene al conductor en una posición comprometedora. Como ella, muchas se han sentido vulnerables cuando se suben a cualquier transporte público, se han sentido incómodas ante ciertas conversaciones, e incluso han sentido que su vida corre peligro.

Esto le ocurrió a una joven que por medio de Twitter el pasado mes de marzo denunció un intento de acoso en la plataforma de Uber. La mujer, identificada con el usuario @byjaneeeeee, el cual fue eliminado días después de que se difundiera su caso, expresó lo siguiente: “Ayer me ‘escopolaminó’ un Uber en Bogotá, me logré botar del carro en movimiento a tiempo. Esta es mi historia, quiero alertar a muchas personas, sobre las 5:10 pm tomé un servicio cerca del Parque de la 93. Este con puntuación de 4,96 y más de 6.000 viajes. Me logré de lanzar del carro en movimiento”.  Se abrió una investigación contra el prestador de servicio, y su cuenta fue suspendida.

¿Cómo actúan las empresas de transporte privado cuando hay un abuso?

En el momento de abrir una indagación contra un conductor de transporte privado, la plataforma automáticamente bloquea su perfil, y con esto evita que pueda trabajar en cualquier otra. Esto evidencia que la respuesta a este tipo de casos es directamente al prestador de servicio, no hay una afectación directa a la compañía general. Este tipo de plataformas afirman que la denuncia es subjetiva, esto quiere decir que se le debe imponer a una persona con nacionalidad, nombre, patrimonio, domicilio y demás, y como una empresa no tiene ninguno de estos elementos no se le pueden generar consecuencias por las acciones de una persona.

Las aplicaciones que proporcionan el servicio se escudan en que no es la compañía general la que comete el crimen, sino el conductor prestador de servicio, por lo que las consecuencias no se le deberían aplicar a la empresa de transporte. Por este motivo, en la Fiscalía no existen denuncias dirigidas a DiDi, Uber y demás ‘plataformas’, las que se han interpuesto acusan es a una persona, por lo que se categorizan como violencia basada en género o acoso sexual, no se especifica que se cometió en este tipo de transporte. Aunque las entidades gubernamentales reciben varias acusaciones de este tipo, muchas veces no se denuncian los hechos porque no hay conocimiento de lo que se debe hacer ante las situaciones en las que el conductor tiene conductas inapropiadas con su pasajero.

(Lea también: ¿Humedal en peligro?: comunidad denuncia daño ambiental a El Salitre)

¿Qué hacer cuando se sufre un acoso en estás plataformas?

“Yo no sabía qué hacer, si bajarme del carro o no, lo obligué y le grité que me llevara a mi casa” contó Andrea. Claro que lo quería denunciar, pero no sabía qué hacer para abrir un proceso legal. Por este motivo, se limitó a poner en la aplicación la opción de conductas inapropiadas, le salió un letrero agradeciendo su comentario, pero nunca le llegó un correo o mensaje, por lo que cree que nunca le dieron seguimiento a lo que le sucedió.

La mayoría de plataformas de transporte privado tienen la opción de reportar problemas con el socio conductor, una vez se finaliza el trayecto exigen una calificación y dan la posibilidad de exponer su queja. En caso de que se necesite, la empresa debe entregar toda la información que se requiera para la denuncia, no tiene la posibilidad de negarse.  Sin embargo, la Fiscalía recomienda que, si el caso implica una conducta como acoso sexual o robo, la persona se acerque a esta misma entidad o a una estación de Policía para emitir la denuncia. Sin embargo, recalcan que es importante y necesario que se tengan los datos del conductor, el nombre, la placa de vehículo y los detalles del recorrido. De igual forma, recomiendan presentar pruebas físicas como contenido fílmico.

El proceso judicial en casos relacionados con abuso o acoso sexual

Según el abogado Andrés Viveros, quien ha trabajado en este tipo de casos como defensor de las víctimas, esto implica un gran problema ya que muchas veces solo se tiene como prueba el relato, por lo que en los sucesos que implican tocamientos o palabras la defensa es más complicada. Viveros menciona que es más difícil que el juez falle a favor de la demandante, incluso “a la Fiscalía le cuesta abrir un caso cuando las pruebas son tan solo el relato, en este momento estamos esperando respuesta de la Fiscalía para ir a juicio en un caso, pero se entiende que esto podría llevar mucho tiempo”.

Aunque las pruebas físicas son un impedimento para que casos de acoso sexual en plataformas de transporte privado sean llevados a la justicia, lo que más frena estos procesos es el hecho de que las aplicaciones como DiDi, Uber o Cabify se consideran redes sociales, por lo que "no prestan un servicio". El jefe de abogados de DiDi, Javier Sánchez, dice que son redes sociales ya que se encargan de conectar a dos personas que van al mismo punto de llegada, por lo que la persona que tome la decisión de ir en estos viajes no es un pasajero sino un acompañante.

(También le puede interesar: El eterno recorrido)

El proceso se dificulta ya que, al distinguirse como redes sociales, las personas que trabajan allí se reconocen como socios conductores y usuarios libres de la red social, no se presentan como conductores que le prestan un servicio a la ‘plataforma’. Si fuera así, sí estarían cometiendo un delito, ya que para “la constitución es un delito cuando una persona presta un servicio de transporte pirata, y se estaría tomando en cuenta como un transporte pirata y no como una ayuda comercial que conecta a dos personas que van al mismo punto”, argumenta Sánchez.

Estas ‘plataformas’ no son ilegales, simplemente encontraron un vacío en la ley colombiana y bajo este pudieron ingresar como redes sociales al país”, menciona Sánchez. De este modo, el abogado de DiDi dice que otro argumento al que recurren los abogados de los sujetos demandados implica exponer que cada individuo es responsable de su seguridad, por ende, se cuestiona el simple hecho de que se suba al carro de un desconocido. Estas plataformas, al ser consideradas redes sociales, se usan bajo la propia responsabilidad del usuario: “Al montarse en un carro de una persona desconocida ya se pone en riesgo su vida, esto sería igual a verse con alguien que conoció por medio de redes y esta tiene una identidad falsa y termina robándole”, dice Sánchez.

Por los vacíos legales la defensa de la víctima se torna muy complicada. La gravedad es tal que para este tipo de casos relacionados con acoso o abuso sexual hay quienes recomiendan incluso no mencionar que sucedió en servicios presentados por aplicaciones, como afirma el jurista Andrés Viveros. Por un lado, se debe a que, al identificarse como red social, la empresa no está cometiendo un delito ya que las personas que prestan el servicio no están asociadas directamente a esta, son simples usuarios. Asimismo, ante un juez se expone que al usar este tipo de redes la persona está exponiendo su vida a ciertos riesgos, por lo que debe asumir las consecuencias.

Por otro lado, si se menciona el nombre de la aplicación el juez podría dejar libre al acusado bajo el argumento de que está demandando a la compañía y no al presunto abusador. De este modo, se perdería la validez de la acusación ya que si se demanda a la empresa se debe hacer en el país donde se creó, la mayoría de estas plataformas no son de Colombia por lo que no se pueden demandar aquí. Es por ello, que en los registros de la Fiscalía se encuentra que sí hay fallos por violación, sin embargo, se puede evidenciar que los nombres de las compañías no están mencionados.

(Lea además: Bicitaxis: ¿problema o solución?)

Para enfrentar la cantidad de denuncias sobre acoso en las plataformas de transporte privado, las diferentes empresas han implementado iniciativas para ofrecerles a las mujeres un ‘viaje seguro’; se pueden ver nuevas aplicaciones y herramientas en estas mismas para ofrecer un trayecto exclusivamente para la mujer y solo las mujeres pueden ser las conductoras. Pero lastimosamente, estos no han tenido la acogida necesaria, y es por ello, que ahora se puede ver que estás nuevas implementaciones ya están desapareciendo.

De igual forma, la mayoría de las aplicaciones de transporte privado han emitido comunicados donde rechazan cualquier tipo de violencia, abuso o acoso sexual. Sin embargo, en caso de que ocurra no hay una respuesta efectiva, o si se emite una denuncia existen varios factores que evitan que el acusado sea judicializado. Lo cierto es que son muchas las mujeres que se sienten vulnerables en estos trayectos, la cifra de casos relacionados con violencia de género es alarmante, son más de 9.000 los atendidos por la Defensoría del Pueblo entre el 2021 hasta la fecha; el número puede ser mucho mayor, ya que hay muchos casos que no son reportados ni denunciados.

 

*Nombre modificado por solicitud de la fuente