Economía para dummies, ¿por qué se devalúa el peso?

Martes, 24 Marzo 2020 11:21

Desde los precios internacionales del petróleo, las especulaciones del mercado y hasta el nuevo coronavirus (Covid-19) han afectado severamente el valor del peso colombiano frente al dólar, en las últimas semanas.

||| ||| |||
557

El valor del peso colombiano, y en general el de cualquier moneda, es variable de acuerdo a las situaciones del mercado y las bolsas internacionales. En los últimos días, el valor nuestra moneda ha caído frente al valor del dólar estadounidense y muchos no saben por qué.  

La verdad es que no existe una única razón para esta fuerte caída. Colombia es un país productor de petróleo y exportador de materias primas, por lo que nuestra economía es dependiente de estas dos variables, al igual que depende de los acontecimientos globales más importantes, como la disputa por un establecimiento del precio del barril de crudo y la expansión de una nueva pandemia.

En entrevista con Plaza Capital, Walter Caicedo, economista con especialidad en negocios internacionales, indica que los valores monetarios pueden entenderse de la siguiente manera: “Si yo tengo un peso, lo ideal es que ese peso sea equivalente a un dólar, que es nuestra moneda de referencia; ahora bien, si una de las dos monedas comienza a tener una mayor circulación dentro del mercado tenderá a perder valor, es decir, se reduce su poder adquisitivo frente a su moneda de referencia, que es lo que pasa con el peso colombiano y el dólar".

Ver: “Estas no son vacaciones”: ¨Profesionales de la Salud en Colombia piden evitar desplazamientos internos

Además, como productor y exportador de petróleo, Colombia y su moneda son propensos a sufrir directamente cualquier variación en el precio del barril de crudo, tanto positiva como negativa. Retomando el ejemplo anterior, indica Caicedo. "Si el precio internacional del petróleo cae, el país recibirá menos dólares y entonces serán necesarios más pesos para adquirir un dólar. Es una gran ley de oferta y demanda".

Ahora, el precio internacional del petróleo no es el único capaz de modificar el valor del peso colombiano. La entrada de dólares por medio de remesas provenientes del extranjero, exportaciones, turistas y negocios internacionales también pueden provocar una variación en este valor, especialmente en los momentos de crisis políticas, guerras o enfermedades como el Covid-19, pues como indica Caicedo, sin turistas gastando sus dólares en el país, sin el cierre de negocios internacionales y sin remesas por conceptos de trabajo, exportaciones o inversiones, la circulación de dólares en el territorio nacional se reduce a tal punto que dispara su valor en el país y devalúa rápidamente el precio del peso. 

“La devaluación del peso no es más que una consecuencia del fortalecimiento del dólar en un mercado específico que se regula con la emisión de más dinero para compensar el poder adquisitivo", explica.

Los actores

Lucy Rojas es una colombiana que trabaja en Nueva Jersey, Estados Unidos y envía parte de sus ganancias a su hija y sus padres en Bogotá, pues el cambio del dólar la favorece cada día más. “Yo me gano más o menos 600 dólares en una semana y de eso mando como 400 a Colombia, mi hija o mis papás los reciben en Davivienda o Bancolombia a la tasa oficial y así yo capitalizo mejor mi trabajo. Yo el año pasado alcancé a mandar dólares cuando estaban a 3.500”.

Con los acontecimientos recientes y los toques de queda en muchas de las grandes ciudades del mundo, personas como ella han tenido que parar o limitar sus actividades, por lo que el ingreso de este tipo de remesas al país también se ha visto afectadas y contribuyen a la devaluación del peso, aunque pueden llegar a beneficiar a personas como Lucy.

Ver: La capital en los tiempos del coronavirus

“Yo creo que mi familia es de las pocas que se beneficia con esos precios del dólar, al menos mientras yo siga trabajando, porque cada día reciben más dinero por lo mismo que yo mando”, reseña.

Recientemente la fábrica en la que trabaja Lucy cerró por un contagio de Covid-19, por lo que no ha podido hacer giros a Colombia y su familia no cuenta con ingresos fijos por el momento.

Otro de los sectores que puede salir bien parado frente a esta complicada situación es el de los fabricantes nacionales, pues su producción no depende, en algunos casos, de la importación de materias primas. Bernardo Mesa es hace parte de este grupo de personas. Es fabricante y mayorista de elementos escolares y para oficina, distribuye a nivel nacional y las materias primas que utiliza son producidas en el país. “A mi esta crisis no me toca mucho directamente, me tocará quizás ajustar algunos precios de acuerdo a lo que otras compañías ajusten, pero en todo caso me sirve porque el costo de mi producción por ahora no se ha incrementado". 

“Mientras no haya demasiada especulación entre las personas que me surten las materias primas y la competencia, no hay nada que me haga subir de precio mis productos para equilibrar mis ganancias”, agrega.

Otros empresarios, como Juan Pablo Palacio, no corren con la misma suerte. Su empresa es importadora de cámaras de todo tipo, desde monitores de bebé hasta cámaras infrarrojas de seguridad industrial y por la fuerte revaluación que ha tenido el dólar en las últimas semanas, no ha podido importar el volumen acostumbrado y ha tenido que incrementar considerablemente el precio de venta de sus cámaras.

Dentro del grupo de afectados, no solo se encuentran los grandes o medianos empresarios, sino la población en general. Si bien los precios de la mayoría de productos no tenderán a subir inmediatamente por el precio del dólar, si tenderán a hacerlo en un mediano plazo, lo que incide en el indicador de inflación nacional (aumentó en el costo de vida) que difícilmente baje a los niveles actuales. 

Posible soluciones

Dentro del abanico de posibilidades que ofrece el economista Walter Caicedo para revaluar el peso colombiano, hay tres puntuales que parecen haber rondado más de una vez a la economía nacional. La eliminación de tres ceros a la moneda colombiana, la dolarización de la banca y, quizás la opción más recomendable, la reducción del gasto público.

Dice que, por las particularidades puntuales de la economía colombiana, la dolarización de la moneda implicaría una solución de muy corto plazo y aumentaría la dependencia económica del país, sin embargo, en el escenario de una crisis de grandes magnitudes puede evaluarse y tratar de implementarse como en los países vecinos de Ecuador y Panamá. 

Ver: Bogotá busca convertirse en una ciudad incluyente y sin barreras

"La gran desventaja es que las dependencias económicas no son saludables y en algún momento Estados Unidos tendrá una crisis y así Colombia esté bien, tendrá entonces un gran coletazo económico que no tendrá como sopesar”, afirma.

Respecto a la posibilidad de eliminar tres ceros al peso, el experto dice que puede ser una medida que alivie y reactive temporalmente la economía pues, si bien no hay un cambio real en los valores y costos de vida, la percepción será que estas han disminuido. "Sí yo te digo a ti que un helado vale 4.000 pesos hoy y 4.500 pesos mañana, no es lo mismo que decirte que vale 4 pesos hoy y 4.5 mañana. O sea, en el papel realmente es la misma cosa, pero las personas tienden a percibir que el valor de las cosas es menor cuando no lo es y terminan siendo más flexibles en los gastos, lo que activa y mejora la economía mientras se normaliza nuevamente la proporción monetaria".

Interpretando lo dicho por Caicedo, lo que sucede cuando se eliminan los ceros de la moneda es que las personas generalmene tienden a aumentar los gastos habituales porque su percepción monetaria asume los incrementos como menores, aunque no lo sean.

Finalmente, afirma que la medida que mayores beneficios podría traer a la economía colombiana sería la reducción significativa del gasto público, pues son gastos, en su mayoría, prescindibles que podrían cubrir parte o la totalidad del hueco fiscal generado por ese mismo exceso de gastos.

“Si el Gobierno no tuviera que cubrir el hueco fiscal y sus propios gastos con impuestos, lo ideal sería que estos se redujeran y liberaran dinero en circulación para consumo e inversión de los ciudadanos para mover más la economía y darle un respiro sólido al país”, concluye.