El emprendimiento de jóvenes colombianos a raíz de la pandemia

Viernes, 26 Marzo 2021 10:26
Escrito por

Al inicio del año 2021 la tasa de desempleo en Colombia era 17,3%, un aumento en comparación al año pasado del 4,3%. En el 2020, se registró un porcentaje de desempleo del 13,0%, según el DANE. Pero, a pesar de situación socioeconómica, se han incursionado nuevos emprendimientos que los jóvenes realizan para salir adelante y verle el lado positivo en medio de una situación llena de problemáticas socioeconómicas y políticas. Entrevistamos, en Plaza Capital, a jóvenes emprendedores de Bogotá y Maicao.

Jóvenes emprendedores||| Jóvenes emprendedores||| Realizado por Michell Lesmes y Daniella Mazo|||
578

Información adicional

  • Coautor 1: Daniella Mazo González
  • Coautor 2: Michell Lesmes

Los dos emprendimientos, Tworecetas y Donde Punís, son dirigidos por mujeres, que nos cuentan su experiencia y su crecimiento integral al iniciar este proyecto, además, nos hablan de cómo la pandemia influyó positivamente para poner en marcha sus emprendimientos. 

Así nace Tworecetas

Natalia Rodríguez es una estudiante de administración y teatro musical en la Universidad del Rosario que, con 19 años, decidió emprender en medio de una pandemia. Inicialmente, Tworecetas comenzó como unas cajas con recetas para preparar en familia, con su respectiva masa, ‘toppings’ y demás implementos para preparar repostería y compartir un momento agradable en casa. Natalia habla de lo que la motiva: “Le veo mucho futuro a esto y es algo que hago con todo el corazón y lo amo.” Sin importarle mucho las ganancias o pérdidas que pueda tener, “lo que más me motiva es el resultado y ver que la gente lo disfruta”.

Le agradece a la pandemia porque dentro de todo lo negativo que trajo consigo, su emprendimiento jamás hubiese salido a la luz: “No, sin pandemia yo no hubiera emprendido y siento que muchos emprendimientos de hoy en día tampoco hubieran surgido. ¿Por qué razón? Porque uno se enfoca en otras cosas.” Asimismo, nos comenta uno de los retos de ser emprendedora juvenil y aún más en pandemia: “El mayor reto es la confianza de las personas. Yo creo que. Es increíble, en serio, la gente como confía en los emprendimientos y se ha dado alrededor de la pandemia, porque sé que antes no era así. Pero a mí me impresiona muchísimo que confíen en ti.”

Donde punís, un emprendimiento de mermeladas, aceites, repostería y panadería

María Camila Ávila es estudiante de administración en logística y producción en la universidad del Rosario, tiene 23 años y este emprendimiento Donde punís es un emprendimiento focalizado en mermeladas, aceites, donde se elaboran repostería y panadería. María Camila expresa la motivación: “Mi futuro, que también sea mi estabilidad económica y yo estar tranquila, que pues trabajen por mí y para que la empresa sea muy reconocida.”

Puesto que María Camila tenía como proyecto hacer sus prácticas en una empresa o realizar su emprendimiento, lo que hizo que cambiara su vida y sus proyecciones. Ella expresa y agradece a la pandemia: “Si no hubiera llegado la pandemia, hubiera trabajado en una empresa, en un banco en Alpina, en lo que sea, ¿sabes? Porque es que yo nunca hubiera hecho no meterme al emprendimiento y ser parte, ¿no? En las comidas no estaba de moda emprender. Entonces yo creo que gracias a la pandemia me hizo reaccionar y tomar la decisión de manejar la empresa, volver la empresa y fue muy positivo. Fue muy positivo, súper arriesgado, claro, porque todos estaban cerrando y yo buscando un local”. En su opinión, siempre hay que estar innovando y generando ideas para que la empresa crezca: “Porque es que emprender lo hace cualquiera, pero ninguno resiste ninguno y aguanta todas las cosas que uno pasa. De mi poca experiencia veo que surgieron bastantes emprendimientos, pero ahorita veo y es como no generaron ideas es no estuvieron pendiente de los cambios. Entonces yo creo que es como mucha fuerza, mucha inspiración el tener apoyo.”

Nuevos retos de emprendedores en Maicao

Vemos el lado bueno en medio de una situación tan compleja para muchos y cómo aún siendo jóvenes, deciden emprender y empoderar a quienes las rodean, la pandemia sirvió para conocer a profundidad las capacidades de cada una y poder materializar esos sueños. En Maicao, jurisdicción de La Guajira, donde la economía se basa en el trabajo informal, la creación de emprendimientos se fue al alza en época de pandemia. El confinamiento agravó la crisis económica por la que atraviesa el municipio, ya que es una población que vive del día a día y el cierre de puertas de los negocios complicó el sustento de muchas familias. Los jóvenes fueron los abanderados de la creación de diferentes tipos de emprendimientos, dos de ellos son Ana Sofía López creadora de Sof Shake (@sofshake) y Salvatore Choles creador de D’Lorenzo Joyas (@dlorenzojoyas), con quienes tuvimos la oportunidad de hablar.

Sof Shake, una malteada acogida en pandemia

Ana Sofía López, estudiante de Nutrición y dietética de la universidad Metropolitana de Barranquilla, con 18 años es la dueña y creadora de Sof Shake, un emprendimiento que ella define como “la manera de llevar una experiencia a través de una malteada”. Ana nos contó que esta idea surgió en cuarentena, pensando en las personas que no podían estar juntas y que a través de estas podían tener la oportunidad de acercarse a su persona especial, ya que las malteadas tienen un mensaje especial con dedicatoria y código Qr, de ahí “la experiencia”. Su emprendimiento ha tenido mucha acogida en el municipio fronterizo, manteniéndose durante un año trabajando en su proyecto. 

Mantenerse durante un año no es del todo fácil, “Anny”, como la llaman sus amigos más cercanos cuenta que “detrás de un emprendimiento hay muchas dificultades que los clientes no saben”. La creadora asegura que falta cultura de compra en el municipio porque, por ser nuevo y del mismo municipio lo desvalorizan y no apoyan la economía joven. “Son horas detrás de esto, de energía y de empeño lo que hay en Sof Shake, pero siempre me van a motivar las personas que quedan encantadas, sobre todo los niños, que son mis principales clientes”. Al ser un emprendimiento hecho en pandemia rescata lo positivo de esto:

“Creo que la pandemia, a pesar de todo, sacó lo mejor de muchas personas, muchos jóvenes por diferentes razones nos arriesgamos a emprender y nos demostramos que somos capaces” además añadió el cambio en su estilo de vida luego de empezar su proyecto “ser joven y emprender es un cambio a la responsabilidad, la disciplina y la paciencia. Cambié las salidas, por las jornadas de Sof Shake pero lo más importante, cambié mi imagen sobre mí y lo que puedo lograr”.

D’Lorenzo Joyas en La Guajira

Las pulseras artesanales son parte de la cultura en La Guajira, el origen de D’Lorenzo Joyas viene de esa cultura y de una historia bastante particular sobre una pulsera dañada y la curiosidad por nuevos modelos “¿y por qué no hacerlas yo mismo?”. Salvatore Choles es oriundo de Maicao y en pandemia descubrió su talento para diseñar, crear su propia línea artesana de joyería en oro laminado y rodio. La idea surgió en un taller de pulseras, dónde la vendedora le enseñó diversos tejidos. “En ese momento me dí cuenta de que era algo que podía emprender para demostrarme que podía hacer algo diferente en mi vida”, señaló.

Lo que ahora es un negocio que involucra a su familia, se ha convertido para Salvatore en la prueba de que “la persistencia y constancia siempre trae frutos”. Este emprendimiento es el ejemplo de cómo se activa la economía. Sobre el proceso de producción señala que “todo el proceso está conectado con otros emprendimientos nacionales, desde los materiales hasta el empaque que recibe el cliente. Así es que se impulsa la economía de los jóvenes”. Además de impulsar la economía, Salvatore ha sembrado ese espíritu de crear en su equipo de trabajo con sus dos hermanas menores: “Mi hermana de 8 años me dice que quiere hacer un modelo y yo la asesoro e incluso el modelo más vendido fue de ella. Me alegra mucho saber que desde pequeña está creciendo con la idea de ganar sus propias cosas”. Lo más gratificante que cuenta Salvatore es lo que ha aprendido: 'Gané una confianza en mí que nunca imaginé, a creer en mí antes que pensar en el que dirán y sobre todo que puedo crecer y salir de mi zona de confort'.

Un último consejo de estos emprendedores de Maicao, en palabras de Ana, a la persona que quiera emprender que se arriesgue y que al principio todo parece lejano, pero no hay que desistir porque lo más importante es creer en las capacidades. Salvatore añade que el miedo se debe dejar de lado cuando se trata de trabajar por ti y para ti, y desde Plaza Capital, impulsando también los nuevos emprendimientos en tiempos difíciles, les aconsejamos que esta es la mejor edad para asumir riesgos.