Las Sim Cards, la ayuda para los alumnos de los colegios públicos en Cúcuta y Los Patios

Miércoles, 25 Noviembre 2020 09:36

Los alumnos de colegios públicos en estos municipios han necesitado mucho apoyo por parte de las autoridades respecto a la entrega de las sim cards para poder continuar sus estudios debido a la carencia de recursos que están viviendo las familias en medio de la pandemia. 

Las tarjetas SIM han sido fundamentales para los colegios públicos en la virtualidad.||| Las tarjetas SIM han sido fundamentales para los colegios públicos en la virtualidad.||| Unsplash|||
200

El 15 de julio de 2020, el gobernador de Norte de Santander, Silvano Serrano, informó que los colegios oficiales del departamento no iban a retornar a clases presenciales por el resto del año. La decisión se fundamentó en la poca capacidad hospitalaria, así como en los resultados negativos que arrojaron las evaluaciones de los requisitos de bioseguridad necesarios que deben tener los colegios para recibir nuevamente estudiantes.

La situación de desempleo en Cúcuta y el área metropolitana, según los datos revelados por el DANE para el mes de septiembre, indican que el 24,6% de las personas se encuentran sin trabajo. A pesar de estas cifras, en la capital nortesantandereana se han brindado ayudas a los estudiantes de los colegios públicos para que continúen su educación, caso contrario que en Los Patios. En este municipio las ayudas para los alumnos han sido escasas, por lo que las familias han tenido que rebuscarse los recursos para que sus hijos sigan con su formación escolar.

El 26 de agosto en el Colegio Misael Pastrana Borrero, la Alcaldía de Cúcuta entregó 17.143 sim cards que poseen una capacidad de 2GB y acceso ilimitado a correo electrónico y WhatsApp. Las tarjetas les permiten a los alumnos conectarse a las clases virtuales y comunicarse con sus profesores para enviar tareas y recibir explicaciones extras si es necesario. Para Hugo Maldonado, padre de familia de tres estudiantes del Colegio María Concepción Loperena, es un alivio recibir las tarjetas porque con ellas sus hijos pueden estudiar de forma remota, cosa que no podían hacer antes por falta de recursos. “Nos tocaba hacer muchos sacrificios para poder tenerles internet, pero ahora ya cuentan de manera ininterrumpida con el servicio para recibir sus clases sin moverse de casa”, indicó en entrevista con el Diario La Opinión.

Las sim cards fueron otorgadas por el Ministerio de Educación Nacional en el marco del programa Conexión Total el cual busca destinar asistencias tecnológicas a jóvenes de estratos 0, 1 y 2. En entrevista con Plaza Capital, Fabio Rondón, coordinador del Instituto Técnico Nacional de Comercio, colegio público de Cúcuta, señaló que el proyecto de las sim cards le llegó a la institución por medio de la Secretaría de Educación Municipal. Rondón contó que con las tarjetas que les proporcionaron, alcanzaron a cubrir a la mayoría de los estudiantes que no tenían conectividad. No obstante, a los alumnos que no recibieron sim card por parte de la Secretaría, “el colegio se encargó de conseguirles las tarjetas para que pudieran asistir a clases”.

¿Cómo está la situación en el municipio de Los Patios?

En el municipio de Los Patios, que hace parte del área metropolitana de Cúcuta, es muy distinto lo que se vive. Sandra Yadira Márquez, secretaria de Educación de Los Patios, le aseveró a Plaza Capital que los auxilios para los colegios han sido nulos. Ella relató que la Secretaría de Educación de Norte de Santander es la que tiene contacto directo con el Ministerio de Educación y que “a la fecha ni el Ministerio ni la Secretaría han entregado sim cards en el municipio”. Esto es preocupante porque según los procesos que ha realizado la secretaría municipal con los rectores de los colegios y la secretaria de Tecnología de la Información y Comunicación (TIC), se verificó que hay 2.354 familias que no tienen acceso a internet.

Otro de los testimonios que conoció Plaza Capital fue el de Virginia Manrique García, residente del municipio de Los Patios. Su hija estudia en el colegio público Fe y Alegría y por la falta de asistencia estatal ha tenido que rebuscar lo que necesita su hija para seguir su formación escolar. Virginia comenta que por la pandemia su esposo y ella perdieron sus empleos y que hoy en día no entra ningún ingreso a su hogar. Debido a esto, dejaron de comprar carnes, verduras y empezaron a adquirir muchos más granos ya que tuvieron que hacer un recorte en su canasta familiar para poder pagar los servicios públicos.

Antes de la llegada del COVID-19, no tenían internet en la casa y como no recibieron colaboración por parte de ninguna entidad, habló con el padrino de la joven quien se encargó de pagar el internet para que su hija pudiera seguir estudiando. Además, por la ausencia de computador en la casa, dialogó con el coordinador de Fe y Alegría el cual les concedió un ordenador en calidad de préstamo para que su hija pudiera conectarse a las clases.

Regreso a las clases presenciales

Para la señora Manrique, el seguir con las clases virtuales durante este 2020 es la mejor opción para su familia desde el punto de vista de salud y económico. Desde la salud, dado que la presencia del coronavirus está en alza en la región, considera que lo más prudente es permanecer en casa. Respecto a lo económico, si su hija retornara a clases tendría que darle dinero para alimentación, transporte y además debería comprar tapabocas diariamente, lo que es un gasto que no puede asumir actualmente.

Por otra parte, el coordinador Rondón está de acuerdo con la decisión gubernamental en virtud de que el propio Ministerio de Educación revisó las instalaciones de su colegio y encontró que era indispensable hacer obras para adecuar los espacios. Añadido a esto, Rondón ve muy complicado la supervisión de los estudiantes de primaria porque cree que a ellos se les dificultaría mucho más mantener el distanciamiento social por su tendencia a agruparse. Acerca de bachillerato, en esa sede hay muchos vendedores ambulantes a los alrededores y es una zona muy transitada, por lo que desde la entrada el proceso de ingreso se tornaría muy intrincado.

Por la importancia de conocer la postura de los principales actores en la educación, los estudiantes, Plaza Capital conversó con Dany Alejandro Ortega, alumno del Colegio Claretiano de Cúcuta, quien considera que acabar el año de forma virtual es lo más acertado pues en este momento lo más importante es cuidar la salud propia y la de los familiares. Piensa que de volver a las aulas tendría que tomar transporte público donde tiene posibilidad de contagiarse y que además ya está finalizando el año escolar, por lo que no tendría sentido arriesgar lo que se ha hecho en materia de bioseguridad en la ciudad por un mes de clases presenciales.