Médicos en redes sociales, mucho más allá de la tendencia

Jueves, 29 Octubre 2020 10:41

Instagram es una de las redes sociales que en los últimos meses ha visto un aumento en la cantidad de perfiles de trabajadores de la salud que comparten información respecto a las ciencias en las que se especializan. Este fenómeno parece haberse potenciado luego del inicio de la pandemia, sin embargo, son varios los principios de ética médica que influyen en estas nuevas formas y frente a los cuales, los expertos ya se han pronunciado.

Cada vez son más los profesionales de la salud que incursionan en el mundo de redes sociales y que democratizan la información al respecto.||| Cada vez son más los profesionales de la salud que incursionan en el mundo de redes sociales y que democratizan la información al respecto.||| |||
482

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el 11 de marzo de este año que la COVID-19 era una pandemia. A partir de ese momento, comenzaron a hacerse más presentes los perfiles de médicos en redes sociales y las acciones por parte de las grandes plataformas para evitar la circulación de información falsa o irresponsable. Sin embargo, existen leyes que regulan las practicas médicas y principios éticos que median estas nuevas tendencias.  

Ver: La Covid-19 profundiza en la desigualdad de género en Colombia

‘Drs. Couple’ o ‘pareja de médicos’ en español es una página de Instagram que se creó a partir de la unión de fuerzas de dos estudiantes de Medicina de la Universidad Metropolitana de Barranquilla que están convencidos que “enseñar es amar la Medicina”. Pese a que actualmente tienen más de 27 mil seguidores, aún hablan con emoción de los 10 primeros y recuerdan celebrar cada pequeño avance en la cifra.

“@drscouple es nuestra primera experiencia”, afirma Mateo Duque y Andrea Felizzola asiente con firmeza para apoyar su declaración. La primera publicación de su página es un video en formato IGTV acerca del sistema digestivo que se hizo el pasado 19 de mayo y ya alcanza las 4.500 reproducciones.

 

Puede que Mateo y Andrea se encuentren en su primer acercamiento al ejercicio de la Medicina, sin embargo, todas las prácticas médicas, en Colombia, están reguladas por la ley 23 de 1981. Esta es la norma “Por la cual se dictan normas en materia de ética médica” y, contiene en su artículo 1 la declaración de principios bajo los cuales se creó. El punto número cinco de estos consiste en que: “Conforme con la tradición secular, el médico está obligado a transmitir conocimientos al tiempo que ejerce la profesión, con miras a preservar la salud de las personas y de la comunidad”.

Lo que esto significa es que dentro de los deberes de los médicos está la enseñanza y apertura a la divulgación de su conocimiento. Aunque fue precisamente este principio la base para crear ‘Drs.Couple’, también lo fue la idea de crear un plan de prevención y acción en temas de interés e influencia en la salud pública.

Gustavo Alcántara y Evelyn Rivas, profesores de sociología médica en la Universidad de los Andes de Mérida (Venezuela) e investigadores en materia de ética y profesiones de la salud explican que “la ciencia médica no escapa de los fenómenos que impactan e incursionan en las sociedades” y que innegablemente uno de estos lo componen las redes sociales. En ellas, el proceso que podemos observar es la democratización de la información y, afirman los maestros, esta consiste en la “acción y efecto de permitir una mayor participación y expresión de las personas a través de derechos y deberes” dentro de los que se incluye la necesidad de mantener “reglas claras”.

 

Mateo y Andrea concuerdan con la idea de siempre ser lo más claros posibles y afirman que, cuando se han enfrentado a un aumento de mensajes que se dirigen a ellos en los que sus seguidores se preocupan o identifican con la información brindada, la respuesta siempre es “ve al médico”. Tal fue el caso con la publicación acerca de la Diabetes, y están conscientes de que “si bien no somos el médico de quién nos escribe, somos un consejero que les habla a partir del conocimiento”.

En un principio, Drs. Couple nació bajo el desarrollo de un ámbito académico, y era pensada para ser compartida por estudiantes y colegas.  Pero todo cambió el primero de septiembre con la publicación de su primer Reel (formato de video de duración máxima de 30 segundos), el algoritmo de Instagram hizo de las suyas y empezó a sugerirlos en perfiles de personas desligadas del mundo de las ciencias de la salud. Uno de sus Reels más vistos (819 mil vistas) es el que habla acerca de ‘La química del amor’. En él aparecen Andrea y Mateo con sus uniformes médicos bailando a ritmo de Calvin Harris y Dua Lipa mientras aparecen pequeños avisos que explican cómo funcionan la Dopamina y sus derivados.

Link del video: https://www.instagram.com/reel/CF7xoSpl4yz/

Aunque la ley de ética médica que rige el territorio colombiano no contiene ningún artículo que hable acerca de la publicación de información médica en redes sociales y los principios que deberían regir su manipulación, el artículo 60 reza que: “El médico no auspiciará en ninguna forma la publicación de artículos que no se ajusten estrictamente a los hechos científicos debidamente comprobados o que los presenten en forma que induzcan a error, bien sea por el contenido o los títulos con que se presentan los mismos”. Podríamos entender entonces que este último apartado es aplicable a las redes sociales, pero, ¿alguna vez esto ha sucedido?

El último informe de sentencias proferidas por el Tribunal Nacional de Ética Médica, comprendido entre los años 2015 y 2019 no presenta ningún fallo que invoque al artículo 60. Plaza Capital se puso en contacto con esta institución, pero afirmaron que la información solicitada está bajo reserva legal. Ahora bien, en temas de institucionalidad, los investigadores Gustavo y Evelyn aclaran que la presencia de médicos en redes sociales y la prevención de los riesgos que puede generar esta nueva dinámica de contacto tienen mucho que ver con la intervención del mismo Estado el cual debe encargarse de la creación de “políticas públicas que se encarguen de intervenir, informar y educar con el objetivo de hacer promoción de la salud”.

El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) en España creó en 2014 el manual de estilo para médicos y estudiantes de medicina, sobre el buen uso de redes sociales, en el que se habla de la responsabilidad sobre los conocimientos médicos difundidos en este medio. En este se señala que la información publicada "debe ser comprensible, veraz, ponderada y prudente" y que la responsabilidad sobre ella "no se diluye porque el receptor de la misma sea múltiple, simultáneo o desconocido". En este sentido, lo que el manual sugiere es "estar alerta e interceptar, siempre que sea posible y adecuado, información médica no veraz que pueda alarmar a la población o poner en riesgo su salud".

Ver: Los retos de las instituciones de cuidado geriátrico en Bogotá durante la pandemia

Respecto a este riesgo, ‘Drs. Couple’ comparte información guiada o extraída de bibliografía “certificada como la que proporcionan formatos internacionales de instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, así lo expresan sus administradores. No obstante, aceptan haber cometido errores que fueron corregidos por sus mismos colegas gracias a la naturaleza interactiva y constructiva de la plataforma. Los profesores Gustavo y Evelyn hablan además de la importancia de remitirse, preferiblemente, a revistas científicas o páginas académicas institucionales que han venido incursionando en formatos interactivos con el usuario como Youtube.

 

También recomiendan que la información brindada mantenga “la moderación y se brinde acorde a las necesidades” de la población a la que se dirige, para lo que, quienes abran una página con fines educativos respecto a ciencias médicas, deben dejar de manera expresa a quién se dirige la plataforma y la información que hay en ella. Manteniendo, además “una imagen netamente profesional” que no excluya la “comunicación continua y el flujo de información”.

Ver: Proyectos agroturísticos innovadores pierden visibilidad por cuarentena

Frente a esto, el manual del CGCOM es concordante cuando afirma que se debe “mantener una imagen virtual profesional y adecuada; evitar que el uso de las nuevas tecnologías desvíe nuestra atención durante la consulta directa con pacientes y ejercer responsabilidad sobre la información médica difundida en redes sociales”.

El mensaje final es uno solo: “Instagram no es la fuente para aprender Medicina, pero sí para hablar de ella”, afirman Mateo y Andrea, quienes hablan como parte de los profesionales de la salud que han encontrado un aliado en redes sociales para cumplir con los principios que rigen su labor. “Las redes sociales son una oportunidad y una herramienta que fortalece la relación médico-usuario pero que no sustituye al primero” expresan Gustavo y Evelyne. Puede que las redes sean un espacio amigable, pero “así como circula información, circula desinformación” y es por ello que, si usted tiene un problema de salud, o si por curiosidad quiere aprender acerca de cómo funciona, tenga presente que “Instagram es un apoyo pero no tiene información del todo certera, ni es una fuente primera o definitiva” y por ello, como sugiere Andrea, “vaya al médico o remítase a los libros”.