El rock trata de sobrevivir a la pandemia

Sábado, 28 Noviembre 2020 12:03

La crisis sanitaria generada por el nuevo coronavirus ha perjudicado económicamente a distintos sectores de la población colombiana, entre ellos, el sector artístico. Debido a las medidas de bioseguridad tomadas por el Gobierno Nacional y las autoridades para mitigar la propagación del virus, muchos artistas en la capital del país se encuentran sin empleo, pues, el cierre de los espacios artísticos ha impedido la realización de sus actividades económicas.

Crisis rockeros pandemia||| Crisis rockeros pandemia||| Collage de Nicole Acuña|||
218

De acuerdo al más reciente informe del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), en septiembre del año 2020 la tasa de desempleo a nivel nacional se ubicó en 15,8% (3,79 millones de personas sin ocupación), 5,6 puntos porcentuales más que en septiembre de 2019 cuando la tasa fue de 10,2%. Según el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, entre las actividades que más contribuyeron al incremento de la tasa de desempleo en época de pandemia se encuentran: las artísticas, las industrias manufactureras y los restaurantes de alojamiento. Uno de los géneros más afectados por esta crisis ha sido el rock.

Nelson Ordóñez, guitarrista y vocalista en la banda “La Bala Rock Band”, quien aproximadamente hace nueve años se dedica plenamente a vivir de la música, afirma que “en Colombia los músicos están divididos en varias categorías: los músicos famosos, profesionales y nosotros los músicos guerreros, los que estamos en la calle”. Según Ordoñez, son los músicos, a los que él llama guerreros, los que deben rebuscarse el diario vivir, además, son ellos quienes no tienen ninguna garantía. “Nosotros no tenemos seguridad social ni nada de ese tipo de cosas, vivimos del día a día, básicamente de semana a semana, apenas comenzó la pandemia, automáticamente nuestro trabajo e ingreso quedó nulo”.

Antes del 20 de marzo del 2020, día en el cual se comenzó con el simulacro de cuarentena obligatoria en Bogotá, La Bala Rock Band, tocaba los viernes, sábados y festivos en reconocidos bares, discotecas y hoteles de la capital, entre los que se encontraban: Joshua Bar, Canterbury Café Bar, Selina Hotel, BBC y Stones Rock Bar. “Teníamos muchos eventos empresariales y varios eventos privados, yo contaba con ese dinero, y cuando Claudia López hizo el simulacro, se canceló todo, nos quedamos en cero”, narra Ordóñez. Como consecuencia de las innumerables dificultades, este músico se ha visto obligado a realizar diferentes actividades desde su casa para aliviar su situación económica. “Siempre el ser humano tiende a reinventarse, y en mi caso particular empecé a dictar clases online de guitarra y de piano. También empezamos hacer videos en vivo, conciertos por Facebook Live y YouTube Live, la gente donaba y ayudó a medio solventar algunas cosas. Sin esto, quién sabe que hubiera pasado, hubiera tocado buscar otras opciones, vender hamburguesas o algo así”.

Los ingresos de Nelson Ordóñez han disminuido exponencialmente, a pesar de los intentos para afrontar el impacto de la pandemia, escasamente lo que produce le alcanza para sobrevivir. “En promedio mensualmente generaba 1 millón y medio de pesos, ahora con las clases y todo este tipo de cosas, si acaso llegaría al salario mínimo, de pronto menos, una tercera parte del mínimo yo creo. Se ha logrado mantenerse a ras, sobrevivir diría yo”. Sin embargo, para este artista de 42 años no todo es desgracia, según cuenta, a pesar de todas las dificultades económicas que él y su banda han tenido que atravesar, la pandemia no ha sido del todo negativa. “Lo positivo de todo esto fue que, al estar encerrado casi 7 meses, decidí componer y grabar un álbum en solitario, lo estaré publicando en las redes”.

No es el único

Al igual que Nelson Ordóñez, también existen otros artistas que padecen actualmente las mismas dificultades de desempleo. Tal es el caso de Addison Guatavita, sociólogo de la Universidad Nacional de Colombia. Durante su vida, este artista ha estudiado música en prestigiosas universidades del país como: la Universidad Nacional, la Universidad Pedagógica y el SENA. Hace doce años, aproximadamente, fundó la agrupación bogotana de rock fusión “Sonido Sudaka” en la cual es el cantante.

Antes de la pandemia, Sonido Sudaka, conformada actualmente por siete miembros, trabajaba en eventos privados y establecimientos nocturnos de música en vivo en Bogotá como Hard Rock Café, Canterbury Café Bar, Jackass Rock Bar, Avatar Café Bar, Rock Park Bogotá, entre otros. Asimismo, se presentaban en otras ciudades del país como Cali, Neiva y Villavicencio. “Teníamos más o menos un flujo de 8 a 10 eventos por mes”.

La última presentación presencial de Sonido Sudaka fue el día sábado 14 de marzo, desde el momento mismo del simulacro de aislamiento hasta la fecha, Addison Guatavita y sus demás colegas se encuentran viviendo en carne propia la crisis económica generada por el nuevo coronavirus. “La música para mi es mi forma de vida, es mi trabajo, no se puede decir cosas como que es mi pasión, es mi arte porque para nosotros particularmente es nuestra forma de vivir, de pagar los gastos, vivimos de la música. A mi personalmente la pandemia me afectó mi trabajo, se acabó totalmente, quedé totalmente desprotegido, somos en la agrupación 7 músicos que vivíamos de nuestro trabajo y se acabó totalmente desde el primer día que empezó el simulacro de pandemia”.

Con el cierre de las discotecas, los bares y demás establecimientos nocturnos, Addison Guatavita y los otros seis integrantes de su agrupación quedaron sin trabajo y sin sustento. “Sonido Sudaka producía en época normal un aproximado de 7 a 8 millones de pesos mensuales que se repartían entre los músicos, cuando arrancó la pandemia quedamos completamente en shock, a todos nos tocó encerrarnos, pedir plata prestada, mercados de la Secretaría de Cultura porque quedamos completamente sin nada con que pagar servicios, no teníamos con que pagar la comida”.

A pesar de las enormes dificultades económicas por las que atraviesan los miembros de la agrupación, Sonido Sudaka ha intentado reinventarse haciendo uso del mundo digital. “Hemos intentando de manera virtual haciendo eventos cada 15 días, desde un tiempo para acá llevamos cinco eventos con los que hemos intentado sacar la cabeza, pero realmente no alcanza para satisfacer lo que se movía antes. La realidad es que el trabajo se acabó, hemos tenido que sacar préstamos, endeudarnos, guerrearla literal, entra plata para gastos, como para lo del día, pero nada más”.

Como consecuencia del escaso ingreso que les proporcionan los shows online, los músicos de Sonido Sudaka han encontrado en las redes nuevas formas para generar dinero e intentar aliviar su situación económica. “A algunos músicos les ha tocado ponerse a arreglar computadores, estamos vendiendo merchandising (material publicitario del grupo como camisetas, vasos, relojes y manillas), vendemos cerveza, nos hemos inventado un montón de cosas aprovechando las redes”.

Una esperanza al final del túnel

Sin lugar a dudas, la pandemia del Covid-19 se convirtió en una catástrofe para el sector laboral y económico en Colombia. Sin tener en cuenta edad, género u ocupación, cada vez son más los desempleados que deja esta crisis sanitaria. Las redes resultaron ser el único aliado de aquellas personas que han perdido su empleo, pues de una forma u otra proporcionan innumerables ventajas para generar ingresos.

Es evidente que el rock ha sido uno de los géneros musicales más afectados por el nuevo coronavirus, sin la posibilidad de volver a bares y discotecas para alegrar a la gente con su música y para transmitir su arte. Los músicos de este género han tenido que restringir su modus vivendi para sobrevivir a la pandemia. Una cosa es clara, el talento artístico abunda, pero son pocos los que pueden vivir de él.

A pesar de las numerosas dificultades a raíz de la pandemia, la Secretaria de Cultura ha estado implementando, en conjunto con el Gobierno Nacional, diversas acciones y programas para apoyar e intentar solventar la crisis que atraviesa el sector artístico. Pese a que la cuarentena obligó la suspensión de las actividades del sector cultural y creativo, la Secretaria de Cultura, Recreación y Deporte (SCRD) volvió a la reactivación de los espacios culturales. Para ello, se habilitó, junto con la Alcaldía Mayor de Bogotá, la plataforma de reactivación económica. Teniendo en cuenta lo anterior, las empresas u organizaciones del sector cultural y creativo que deseen reiniciar con sus actividades, podrán hacerlo con una previa inscripción en el siguiente enlace: https://bogota.gov.co/reactivacion-economica/

Asimismo, la SCRD invirtió $23.101 millones al programa Bogotá Solidaria En Casa, iniciativa de la Alcaldía de Bogotá para ayudar a las familias más vulnerables de la ciudad durante la época de pandemia. Los recursos aportados por la Secretaría de Cultura serán utilizados como asistencia a los artistas más vulnerables. Asimismo, se destinaron $9.651 millones a 290 artistas mayores para el programa BEPS (Beneficios Económicos Periódicos). Adicionalmente, la SCRD entregó 6.733 ayudas en mercados y en dinero a 4.919 hogares.

Finalmente, otra de las ayudas de la SCRD para el sector artístico radica en el uso de la virtualidad, adaptando sus plataformas para que los artistas sigan ejerciendo sus actividades desde casa. Actualmente, se registran más de 42 millones de interacciones del sector artístico en la virtualidad, de las cuales, 5,6 millones han sido por medio de las plataformas de la Secretaria de Cultura.