El sexo en América Latina no es tabú, el placer sexual sí

Martes, 17 Noviembre 2020 13:22

Alicia Delicia, psicóloga, educadora sexual y experta en temas del placer, lleva más de diez años trabajando para cambiar las narrativas normativas sobre cómo se concibe el sexo, principalmente, en personas que se reconocen como mujeres y tienen vulva. 

Alicia en la laguna de Bacalar|Alicia en la laguna de Bacalar||| Alicia en la laguna de Bacalar|Alicia en la laguna de Bacalar||| Alicia Delicia|Alicia Delicia|||
137

Esta mujer mexicana es una empoderada de su cuerpo y de su sexualidad. Es pansexual, poliamorosa, feminista y sin pelos en la lengua. Alicia Delicia tiene una sonrisa que desborda carisma. Actualmente vive en Bacalar, México.

Terminó de grabar el último video de la primera temporada para 'Caricia Cinema', una propuesta de post porno educativa con el fin de revolucionar la forma tradicional en que se hace la pornografía dándole una perspectiva más feminista.

Ver: "Toca seguir incomodando al mundo con el feminismo y con el señalamiento de la misoginia", Vanessa Rosales, escritora

'Caricia Cinema' es un proyecto que Alicia ya tenía en mente y al que le dio inicio en medio de la pandemia como respuesta a la nueva normalidad. De este modo, pudo adaptar su vida como educadora sexual y junto a la productora 'Vélo Ambulante' dar inicio a esta propuesta.

Además, acaba de lanzar unos talleres y charlas de masturbación consciente de manera virtual, ya que debido a la pandemia tuvo que detener estos encuentros presenciales. Estos talleres están divididos en distintos tipos de placer desde el placer anal hasta el placer provocado por juguetes sexuales.

Esta mujer creció en un entorno donde no se hablaba ni bien ni mal de la masturbación. Su colegio era agnóstico, así que no se enseñaban religiones como la católica o la cristiana que tienen un concepto pecaminoso sobre la masturbación. Además, en su hogar tampoco se hablaba de manera positiva o negativa sobre este tema.

Alicia comenzó a masturbarse a los once años. Ella mencionó, durante una entrevista que se le realizó, que fue una experiencia bastante grata y que lo hizo mientras leía una enciclopedia de sexualidad en la que explicaban la anatomía humana, pero también las prácticas sexuales y hablaban de masturbación de manera positiva. Además, daban técnicas de masturbación tanto para personas con pene como con vulva.

Ver: “El confinamiento buscaba ayudarnos a todos, pero a mí me confinó a un ciclo de abuso y daño”

"Solo seguí lo que decía en la enciclopedia sobre la respiración, poner la mano sobre la vulva, estimular el clítoris y eso hice. Explorarme viéndome frente al espejo. Así encontré cada una de las partes y me di cuenta de que se sentía rico. Desde acá fue algo muy normal para mí porque lo es”, comentó Alicia.

Ella es muy abierta en cuento a sexualidad se trata. Es una mujer muy segura de sí misma y tiene convicciones claras sobre lo que quiere lograr con sus talleres y charlas: ayudar a que más personas tengan educación sexual integral.

Además, por medio de sus redes sociales, como Instagram y Twitter, se muestra tal cual es. Risueña, empática, amable, divertida y sin temor a mostrar que el amor y el sexo se pueden vivir de maneras muy diversas a lo que estipula  el amor romántico que, en resumidas cuentas, es amar a una sola persona, casarse y tener hijos. 

La apnea recreacional, el yoga y el twerking son algunos de los hobbies de Alicia delicia. Uno podría pensar que son simples pasatiempos, pero para ella significan “coger más rico” y conectarse más consigo misma.

Ver: Trabajo sexual masculino: entre la clandestinidad y el olvido

Alicia muestra con orgullo sus juguetes sexuales, tal como lo haría una niña pequeña con un juguete nuevo. Durante la entrevista fue sencillo ver detrás de ella algunos de sus juguetes como si fuesen porcelanas, es algo sumamente normalizado para esta mexicana. Además, mostró un dildo de cuarzo rosado explicando que la experiencia era muy gratificante. 

¿Cuál es su top 5 de juguetes sexuales?

Mi juguete favorito en este momento es el zona way que es un juguete tipo conejo, es decir, tiene estimulación externa tipo clitorial y otra interna tipo vaginal; parece un dedo diciendo ven hacia mí (risas). El segundo sería es succionador de Maibi porque sus niveles bajos no son tan intensos, el tercero es un juguete que tiene seis cabezas de motor y se puede doblar. El cuarto, de hecho te lo voy a mostrar, es un dildo de cuarzo rosa y me encanta porque es muy pesado pero también tiene una energía bien potente, entonces está bien chido poder experimentar el placer con una textura tan distinta. El último sería el anillo vibrador porque me gusta la adaptabilidad de patrones vibracionales y su textura.

¿Qué le recomendaría a una persona que quiere iniciarse en el mundo de los juguetes sexuales?

Eso depende de que esté buscando cada uno. Si es para una persona con vulva lo ideal es que sea un vibrador que sea curvo y suave, que sea fácil de manejar. Empezar con algo sencillo como una bala vibradora o un succionador de Maibi que está perfecto para ser el primer vibrador. Si lo que quieres es usar un juguete para compartir con la otra persona lo ideal son los anillos vibradores o los arneses dependiendo de si la práctica es penetrativa o si se está buscando dar placer y disfrutar.

También se pueden incorporar juguetes que no son necesariamente genitales como las esposas para generar restricción o tan solo intentar un lubricante distinto. El lubricante siempre hace la experiencia sexual más grata, entonces agregar uno con sabor o que sea frio o caliente ya hace que el encuentro sea distinto.  

Como menciona, uno puede proporcionarse placer sin necesidad de estar con otra persona. ¿Cómo es eso de la masturbación consiente?

La masturbación consiente es elegir el proceso de tocarte por placer y ser capaz de discernir las diferentes intenciones que se le pueden dar. Por ejemplo, yo me puedo masturbar porque si estoy muy estresada un orgasmo me viene bien a nivel fisiológico por todas las bondades que suceden en el cuerpo (risas), a veces puede ser para relajarme o si tengo insomnio. Pero yo le apuesto a hacer una masturbación consiente que sea de placer y de amor propio. Me refiero a que eso es lo más potente de la masturbación, porque es una forma de decir “me merezco sentir placer, soy yo misma capaz de dármelo”.

Eso se vuelve una exploración que cada una de las personas debe de elegir. A las mujeres no nos enseñan sobre como explorar y disfrutar de nuestra sexualidad; por eso yo celebro tanto el que una mujer lo decida. Lo que hago con mis charlas y talleres es facilitar información que les permita explorar su sexualidad y disfrutarse, porque educación sexual integral todavía no hay, no es una realidad en la gran mayoría de países latinoamericanos. Entonces, yo me dedico a llenar ese vacío dando educación sexual para personas adultas y esa educación sexual está basada en el placer.

¿Qué pasó la primera vez que se masturbó y le contó a sus amigas?

Para mí eso tenía validación porque hice lo que decía la enciclopedia. Entonces, cuando les cuento a mis amigas como: “¡Ay! estoy haciendo esto, se siente así, es increíble y deberían hacerlo” me dijeron: “No, eso está mal, eso es pecado”. Yo obvio les dije: “No, aquí hay información, como es tu anatomía, no estás lastimado a nadie”.

Muchas ya tenían la cabeza lavada, tenían muy claro que no debían tocarse ni conocerse, aunque hubo otras amigas que no pensaban así y que sí decidieron disfrutar de su placer. Para mí es muy ilógico que la gente se ensañe en decirle a alguien más que puede y que no hacer con su cuerpo porque no hay nada más propio que la piel, así que toca explorarla y disfrutarla.

¿Cómo empezó a conocerse a si misma para reconocerse como pansexual y cómo poliamorosa?

Hay algunas personas con las cuales vibro y siento deseo y hay otras con las que no. Me di cuenta que su género no era lo que hacía esa diferencia. Me interesa más sentirme feliz y divertirme con la persona que sus genitales o su expresión de género, eso es algo secundario. No por ser mujer, por ser hombre o por ser no binarie me vas a gustar. Simplemente hay algunas personas que me gustan y otras que no. Lo chido es que no me es prioritario lo que tienen entre las piernas (risas).

¿Cómo se maneja la convivencia en una relación poliamorosa?

Eso lo elije cada quien dependiendo de cómo quieren llevar sus relaciones poliamorosas. Como yo las llevo es que mis vínculos si suelen conocerse entre elles, son amigues, a veces tienen un vínculo entre elles. Mis relaciones han sido diferentes a lo largo de los años y tiene que ver con cómo elije cada quien compartirse en ese momento con las personas.

Las personas tienden a relacionar el poliamor con promiscuidad y con mayor riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual, ¿es así?

Debemos aceptar la realidad tal como es en cuanto al riesgo de mantener actividad sexual. Es decir, ya sean relaciones poliamorosas o monógamas, cuando te compartes con distintas personas al mismo tiempo o en diferentes encuentros deberías estar haciéndote exámenes de trasmisión sexual cada seis meses. La realidad es que no suelo conocer personas monógamas que si tengan esa práctica. En cambio, en la comunidad poliamorosa es donde he encontrado que sí tenemos recurrentemente esa práctica. Nos compartimos los resultados de los estudios, nos cuidamos y los nombramos.

Quizás es una idea que las personas se pueden hacer fácilmente, pero la realidad es distinta y mi experiencia ha sido conocer la responsabilidad sexual y el procurar mi salud sexual estando en relaciones poliamorosas

Claro, es algo que debería normalizarse tanto en relaciones poliamorosas como monógamas…

Claro. Si yo tengo una pareja, estoy muy feliz con esa persona, tenemos relaciones sexuales y un día ya no queremos usar condón, pero después yo termino con esa persona, a la semana, a los días, a los meses o a los años, luego voy a estar con una pareja nueva ¿no? Y bueno, con esa pareja nueva se normaliza al principio el uso del preservativo, pero en algún momento solo se deja de usar ¿Qué pasa? Nunca se habló sobre si tenía historia sexual, si se había hecho las pruebas, etc.

Normalmente creen que las infecciones de trasmisión sexual solo le dan a cierto grupo de personas y se debe quitar ese estigma. Además, hay demasiada desinformación. Son al menos 13 microorganismos por los cuales deberían estar chequeándose porque no todos son iguales. A lo mucho se hacen las pruebas del VIH cuando en realidad deberían estar haciéndose la de VPH, hepatitis, de VDRL que es la de sífilis, la de Herpes y demás. Esto hace parte de la educación sexual integral que veo mucho más presente en la comunidad poliamorosa porque, al menos yo, sí tengo la conciencia de que me estoy compartiendo con otras personas desde un lugar de amor y el amor implica hacerme responsable de mi cuerpo y de mi salud sexual y lo mismo espero de mis parejas.

¿Es religiosa o espiritual?

Sí, soy muy espiritual. Disfruto de la conexión y de poder estar acá. Creo que todas las religiones apuestan a cosas muy bonitas que, en general, hablan de respetarte a ti misme, a las otras personas y al entorno en el que existes. Eso me parece muy bonito. Lo que no me hace sentir bien es que algunas de las religiones como la católica o la cristiana hacen gran énfasis en que nuestro cuerpo está mal, en que venimos del pecado y en cosas que no tienen sentido ni relevancia en como yo me vivo ahorita y las diferentes formas en las que puedo amar a otres desde el respeto, el consenso y el placer.

¿Por qué decidió hacer post porno educativa?

Porque tuve la oportunidad y la facilidad durante esta pandemia. Era un proyecto que ya me gustaba a mí y ya lo había pensado. Además, creo que se consume pornografía porque es un deseo el poder ver la sexualidad sin estar, necesariamente, de manera participativa. Es decir, poder ver a otras personas compartiéndose y dándose placer; entiendo porqué eso genera placer.

El problema es que esta industria se hace por y para hombres, como no iba a ser así si este es un mundo patriarcal. En vez de tomar una aproximación y perspectiva mucho más amorosa, completa, realista y diversa, pues se generan muchas violencias que nos ha enseñado sobre lo que es placer. Justamente, lo que yo busco es hacer una propuesta de buen porno mostrando que la sexualidad puede ser amorosa y compartida. También puede ser un entretenimiento para que te erotices, pero le apuesto a que el proceso de las personas que ves y que te entretienen sea educativo.

O sea que no comparte la idea de abolir el porno, sino más bien busca hacerlo de una manera diferente

Yo creo que nada que sea prohibicionista viene bien porque negar un problema no funciona.

¿Para usted qué significa la idea de amor propio?

Lo primero que pienso es conocimiento. Creo que en medida en que me he venido conociendo, en todos los sentidos, se ha ido facilitando el quererme.  He aceptado como es mi piel, como es esta cuerpa en la que existo, como son mis pensamientos, mis sentires y todo lo he hecho a través de la psicoterapia, de entender mi mente y de poder existir en paz con mis pensamientos. Eso me facilita construir esta relación conmigo misma y es un proceso des desaprender cosas que creí que eran normales. Además, hay que aprender a tener actitudes, pensamientos y acciones más amorosas conmigo misma.

¿Y la palabra mujer?

No hay nada general que nos una más allá de que sea una identidad, entonces no me gusta perpetuar los estereotipos de género describiendo que creo que es o no. Yo invito a cada quien a que se sienta como mujer y a que decida vivir su vida según lo que desea. Se me hace agotar repetir ciertas categorías que a veces limitan como vendría siendo el género.

¿Qué es feminismo hegemónico?  

Lo que ha sucedido con la corriente feminista en esta tercera ola en América Latina es que se ha intentado polarizar hablando de feminismo interseccional vs feminismo trasnexcluyente,  no le voy a llamar feminismo radical porque convivo mucho con esta corriente sin necesidad de ser trasnexcluyente. Mi postura siempre ha sido muy clara y sencilla, la historia me enseña por donde va esto del feminismo. Yo me reconozco como una mujer cis género, privilegiada por ser blanca y por tener educación superior, pero me doy cuenta de que sufro ciertas violencias por ser mujer.

Mis violencias soy muy diferentes a las que sufre una mujer negra, una mujer indígena, una mujer pobre, una mujer analfabeta, una mujer lesbiana o una mujer trans. No son mis luchas, sin embargo, tengo la capacidad de empatizar. Lo que nos une es el odio y la misoginia a todo lo que es considerado femenino, acá es donde digo “cabemos todas”. No tiene que ser mi opresión para entenderla y no soy nadie para decirle a otra como puede vivir o no su opresión o su activismo. Para no caer en hegemónicos ae debe reconocer otros feminismos y no solo el blanco.

Sabemos que práctica apnea recreacional y yoga, ¿cómo es eso?

Tengo el privilegio de vivir en un lugar muy lindo donde hay una laguna hermosa. Vivo en bacalar, un pueblo pequeño, con una comunidad linda en la cual hay diferentes prácticas a las que me he ido sumando. El yoga, entendiéndolo como diferentes maneras de sentir mi cuerpo, no lo hago por ejercitarme, sino por conocerme. Me di cuenta de que me ayuda mucho con mi elasticidad traducido en poder coger más rico.

Además, estando acá en la laguna me di cuenta de que podía tener una conexión con el agua. Otros amigos también tenían la intención de aprender a hacer apnea, que es buceo libre, entonces lo empecé a practicar porque me da mucha paz. Creo que es el tipo de actividad que me hace conectar conmigo porque tiene que ver con escucharme muy bien, escuchar que me dicen mis piernas, mi corazón y mi mente para que sea una práctica segura y entretenida. También estoy haciendo twerk (risas).

Se mudó a Bacalar dejando Guadalajara, a sus amigos, familiares y saliendo de la zona de confort, ¿Cómo fue hacer ese cambio de estilo de vida?

Yo crecí en Guadalajara, una ciudad grande acá en México, en un entorno en el que no me había dado cuenta lo desconectada que podía llegar a estar conmigo misma. Creo que ahí el capitalismo está muy presente en el sentido en que todo es entorno a dinero, a que tienes, a que consumes, a que compras y a cómo te tienes que ver. No hay nada de naturaleza o muy poca. Entonces, elijo viajar, conocer mi país y termino por darme cuenta que entre más me alejo de ciertas prácticas de la ciudad y de ciertas comodidades, me encuentro más en paz conmigo misma. Así es como terminé en este pueblito que me gusta, lo disfruto y luego no tengo internet (risas) y por eso me cuesta trabajo hacer video llamadas como estas, pero está bien. Hace mucho calor, hay mosquitos, hace una semana me pico un alacrán (risas), pero son cosas que elijo.

¿Cree que el sexo sigue siendo un tabú?

Para mí no. A veces hago pausa y creo que el sexo nunca fue tabú porque se habla bastante sobre sexo, solo que las ideas que se tienen son muy conservadoras, pero no necesariamente es tabú. Creo que lo que sigue siendo tabú es el placer, el placer sexual, porque se habla sobre tener coito y prácticas muy normadas, pero sobre placer no. En el momento en que me pongo a hablar sobre “sí, que rico tener un orgasmo, venirte a chorros, estas posiciones, estos juguetes, estas prácticas” es cuando es como “¡uy no!”, porque lo que estoy nombrando es placer, no reproducción y ahí sí está el tabú social.