"Gracias a la discapacidad pude conocer el deporte": Richard Mateo Vega

Viernes, 18 Septiembre 2020 10:39

Richard Mateo Vega es un joven de 18 años que desde muy pequeño ha luchado contra una discapacidad que tiene de nacimiento, “parálisis cerebral” causada por la falta de oxígeno al momento del parto, la cual le afecta la movilidad de sus extremidades inferiores. Sin embargo, esto no ha sido un impedimento para que se destaque en la natación de manera competitiva en Colombia. Su próximo desafío es destacarse en los Juegos Paralímpicos en Tokio 2021.

 

||| ||| |||
420

Richard, desde muy pequeño, ha sido muy creyente, cada día lo pone en manos de Dios y cada una de sus decisiones y logros se los encomienda a él, porque Dios también ha sido parte fundamental de su vida. Al igual que sus padres Richard Vega y María Edilia Correcha son el motor fundamental, quienes lo han apoyado en cada paso y siempre han estado para él.

A los 13 años Richard decidió incursionar en el mundo de la natación, estaba ansioso porque era un deporte en el cual él podía desempeñarse solo y eso era una gran satisfacción. A su corta edad cuenta con siete récords a nivel nacional y ya ha sido campeón Parapanamericano. Es un orgullo para sus padres y familiares. Durante dos años ha estado entrenando constante y fuertemente para cumplir uno de sus más grandes logros, ganar una medalla de oro en los Juegos Paralímpicos Tokio 2021. Sin embargo, una peligrosa enfermedad respiratoria denominada Covid-19 se expande rápidamente por todo el mundo, esto ha frenado sus entrenamientos presenciales y ha puesto en duda su participación en las próximas Olimpiadas. Adicionalmente, Richard ha dado positivo para coronavirus dos veces y cada día es una lucha para que su salud no empeore. 

¿Cómo fue su niñez?

Mi niñez fue una de las cosas que más recuerdo, cuando tuve mi primera silla de ruedas, cuando fui a mi primer centro de rehabilitación debido a la discapacidad, las fisioterapeutas, fonoaudiólogas, psicólogos, ellos siempre estuvieron allí acompañándome en todo el proceso. Gracias a Dios he tenido una vida muy bendecida, nunca sufrí de bullying en el colegio. Como yo estaba con una discapacidad, siempre tuve esos acompañamientos de los profesores, siempre tuve el apoyo de sus amigos y compañeros en algunos trabajos, me daban plazos prolongados para entregar los trabajos.

¿Cómo ha sido el apoyo de sus padres?

Significan un apoyo muy grande para mí, los quiero muchísimo y les agradezco todo lo que han hecho por mí en este proceso de la natación y de mi vida como tal. Mi papá desde que ingresé a este mundo me acompaña en cada entrenamiento y en mis viajes deportivos. Gracias a Dios nuestra entrenadora es mujer y como se necesitan movilizar a varios jóvenes en sillas de ruedas, se necesita mucha fuerza, los entrenadores que nos acompañan y mi padre han sido un gran apoyo para mí y todos mis compañeros.

¿Cómo conoció el mundo de la natación? 

Yo empecé por un amigo de mi papá, él nos contó que había un club para personas con discapacidad que hacían deporte no solo por rehabilitación sino como una actividad deportiva. Al principio fue un poco difícil, porque era en Patio Bonito y yo vivo por San Cristóbal Norte, el desplazamiento era muy prolongado, el entrenamiento duraba solo una hora, entonces eran 4 o 5 horas de viaje para tan poco entrenamiento.

¿Qué medio de transporte utiliza para llegar a sus entrenamientos?

Por lo general, acostumbro a utilizar Transmilenio o Sitp por la accesibilidad que tiene para la silla de ruedas, pero en un momento comenzaron a hacer unos arreglos en el barrio y la accesibilidad con silla de ruedas se empezó a complicar más. Por ende, la profesora me dijo que fuera al Complejo Acuático que allí me harían una prueba y gracias Dios me aceptaron.

¿Qué beneficios le ha traído el deporte a su vida?

Gracias a Dios he estado muy feliz, el deporte me ha abierto muchas puertas y cada día me esfuerzo más para lograr lo que quiero, ya han sido casi 7 años en el deporte paralímpico. El deporte te puede cambiar la vida, el deporte paralímpico en estos años ha avanzado mucho gracias a los medios de comunicación 

¿Ha seguido entrenando durante la pandemia?

 Claro, aunque he entrenado más que todo la parte física. Ha sido un poco complicado reemplazar la piscina, se pierde mucho la rutina, fuerza, técnica, movilidad. Ahorita me encuentro descansado y quieto porque a mi papá y a mí nos dio Covid-19. Los primeros días fueron muy difíciles, me dio mucha fiebre, dolor de cabeza, dolor de cuerpo, falta de respiración, no podía casi hablar y sobre todo mucho sueño. Uno piensa que por ser deportista le va a dar menos duro, pero la verdad es que no, siempre da duro. Gracias a Dios no tuve que ir al hospital, eso era lo que más temíamos con mis papás y me realizaron una segunda prueba y aún tengo el virus, pero ya me siento mucho mejor.

¿Cómo es el entrenamiento en casa?

Todos los días realizamos entrenamientos virtuales con nuestra entrenadora Darly Casas y el acompañamiento del equipo médico. La acomodación se la inventó mi papá con unos tarros de yogurt grandes se llenan de agua y esas son las mancuernas o pesas que utilizo. Levantar peso es importante para no perder la densidad muscular pues al no estar haciendo el ejercicio en el agua tiende a perderse.

La alimentación es lo más importante para mantener el cuerpo estable, el nutricionista siempre está de la mano con nosotros, es importante no subirse de peso y manteniendo la fuerza muscular, es lo que más se busca en estos casos que no se pierda.

¿Ha seguido esforzándose con la misma rutina y constancia desde su casa?

He estado muy concentrado, en los videos se pueden corregir cosas de la técnica, de cómo meter la mano dentro del agua, de todos esos detalles que al momento de competir serán una gran diferencia ante los otros competidores, pues con esos pequeños detalles se pueden lograr grandes cosas. Ahorita en cuarentena hemos entrenado todos los días a doble jornada, es decir, dos horas en la semana y dos en la tarde. Cuando no entrenan, que es casi nunca, tiene charlas teóricas, de psicóloga, de planear objetivos para después de la pandemia.

¿Cuáles han sido sus mayores logros en este deporte? 

Gracias a Dios he recorrido y nadado en las piscinas más grandes de Colombia, como Medellín, Cartagena, Cali y muchas más. Actualmente estoy en la Liga de Bogotá y estoy en proceso de entrar a la Selección Colombia.

  1. Campeón Paramericano Juvenil – 2017 en São Paulo, Brasil.
  2. Campeonato de la serie mundial - Indianápolis, Estados Unidos.
  3. Juegos Parapanamericanos, categoría mayores – 2019 en Lima, Perú.
  4. Juegos Nacionales y Paranacionales mayores. 

¿Cuenta con algún apoyo económico por parte de la Liga? 

Al comienzo del deporte paralímpico fue muy difícil, todo lo cubrían mis padres: transporte, comida, implementos de natación, libros del colegio y otras cosas que se necesitan. Pero cuando empecé a ganar medallas el (INSTITUTO DISTRITAL DE RECREACIÓN Y DEPORTE, Y EL IDRD) me empezó a dar un incentivo económico por las medallas ganadas.  

¿Tiene algún ídolo de la natación?

Si, en realidad tengo dos. El primero en el ámbito internacional es Michael Phelps, era nadador (se retiró en 2016) y ha logrado 28 medallas olímpicas y siete récords mundiales. El segundo es Moisés Fuentes García, a él se le conoce como el pionero del deporte paralímpico aquí en Colombia y es el que ha logrado llegar más rápido y lejos a ese objetivo de ganar una medalla de plata y bronce y sé que muy pronto llegará a la medalla de oro.

Hay muchos deportistas muy buenos, ahorita se están enfocando en el mismo objetivo que tenemos nosotros y esperar que pase esta pandemia para enfocarnos con toda el próximo año para lograr la clasificación y poder entrar en una final olímpica. 

¿Cuál es su motivación? 

Demostrar que las personas en condición de discapacidad también podemos llegar a ser grandes cosas, que solo basta creer para hacer lo que uno ama. En cualquier ámbito, si uno ama el estudio, el trabajo o en este caso el deporte, uno hace lo que sea para lograr sus objetivos y ser cada día mejor y yo quiero ser un mejor deportista y una mejor persona. También una de mis motivaciones es demostrarme a mí mismo que puedo lograr grandes cosas, con trabajo duro, constancia y tomándome un sacrificio para poder lograr lo que quiero, solo falta creer y tener confianza en Dios. 

¿Cuál es su objetivo?

Mi objetivo más grande es ser campeón paralímpico, entrar a una final olímpica y lograr esa medalla de oro por la cual tanto me he esforzado. Ojalá se pueda dar esa oportunidad, siento que ese es el logro más grande que uno como deportista tiene.

¿Tiene alguna agenda para anotar su proceso diario de los entrenamientos?

Yo hago diariamente algo, en una hoja anotó los tiempos que tengo que hacer para ese entrenamiento y sino los hago es porque algo no estoy haciendo bien, tengo que mejorar en mi alimentación y en mis horarios de dormir porque eso es muy importante. Y aunque son pequeños detalles, al momento de entrenar lo van hacer mejorar o empeorar los tiempos que uno tiene, y esos objetivos que a la larga son por los que uno trabaja todos los días.

¿Alguna vez se ha sentido mal por su discapacidad?

Primero, agradezco tener discapacidad, estar en silla de ruedas me ha dado la oportunidad de conocer grandes personas, de visitar varios centros de niños con discapacidad y contarles mi historia. Tener una discapacidad no es sinónimo de avergonzarse, sino de demostrar que tenemos capacidades, que somos unas personas comunes y corrientes, solo que por algún motivo de la vida tuvimos que acomodar nuestra vida a nuestra condición.

¿Qué cree que estaría haciendo sino hubiese elegido la natación?

No sabría qué sería de mi vida ahorita, de pronto no hubiera entrado en el deporte, no sé qué estaría haciendo. Tal vez estudiando alguna carrera, pero no estoy seguro sinceramente. El deporte ayuda en el ámbito de la salud, porque uno al estar en silla de ruedas no tiene el mismo metabolismo que una persona que no tiene discapacidad, entonces le veo el lado bueno a la situación y por un lado es un motivo para mejorar mi salud.

Yo pienso y hago que cada día me lo tomo como una vida en 24 horas, porque en 24 horas tú puedes hacer muchas cosas, tu escoges y tomas decisiones a corto y largo plazo que te servirán en tu vida. Solo agradezco cada día, hora, minuto que tengo para aprender, ayudar a otras personas, conocer nuevas personas y ser mejor persona en todo ámbito. Si uno cree y quiere lograrlo, lo va a conseguir.