Semana Santa tuvo más que misas y bendiciones

Miércoles, 07 Mayo 2014 07:00
Escrito por

Colectivo de artistas de la Universidad Nacional se unieron para protestar de manera artística en contra de la Semana Santa.

Escapulario||| Escapulario||| Foto: Paula Vásquez/ Plaza Capital|||
1836

En un garaje del barrio La Soledad la galería "de Santa no tiene nada", liderada por Santiago Figueroa junto a otros artistas, con escenas pornográficas ridiculizaron "los días santos". Desde el jueves 17 hasta el domingo 20 de abril, feligreses católicos protestaron de manera pacífica en contra de esta actividad.

Aunque los organizadores de esta polémica galería no buscaban convertirla en un evento abierto para todo el público, la bola de nieve corrió hasta los oídos de los creyentes de la Iglesia Católica, quienes decidieron pararse en frente de las instalaciones de la galería a rezar y cumplir con las diferentes celebraciones de la Semana Santa.

"Perdónalos, Padre, porque no saben lo que hacen", repetían una y otra vez los feligreses acompañados por el sacerdote Mario Fernández, quien compartió su indignación con Plaza Capital, "más que rabia, sentimos dolor, dolor de presenciar la profanación de la semana más importante del año".

Durante los tres días de exposición, los artistas recrearon por medio de esculturas las diferentes celebraciones. El jueves santo, día de la última cena, fue representada por esculturas alteradas del Sagrado Corazón de Jesús y sus demás apóstoles. El día viernes diferentes escenarios representaban la pasión y muerte de Jesús de manera en que ridiculizaban a la Curia.

"Es nuestro deber compartir con el resto de la comunidad nuestro arte que refleja lo que verdaderamente significa la tan venerada Iglesia Católica", cuenta Santiago Figueroa, quien invita a la sociedad a concientizarse de la manipulación que ejerce esta institución sobre la sociedad.

Durante varias ocasiones, los artistas y los feligreses tuvieron encuentros pacíficos. Sin embargo, los organizadores prohibieron la entrada de cámaras al recinto, alegando razones de seguridad. Yery Pérez, asistente al evento, le contó a Plaza Capital su punto de vista, "acá la razón no la tienen ni los creyentes ni los artistas, es un espacio cultural que no debería ser ofensivo".

Polémico, no polémico, respetuoso o irrespetuoso, este evento se repetirá para la misma época el próximo año, cuando se espera una mayor asistencia y divulgación de la galería.