Insomnio en universitarios: ¿por qué ocurre y qué soluciones hay aparte de los somníferos?

Martes, 07 Noviembre 2023 09:01
Escrito por

La dependencia a los somníferos, también conocidos como sedantes o hipnóticos, puede ser una problemática grave y peligrosa para la salud. 

||| ||| Prexel|||
1168

Cuando un joven necesita siempre de los somníferos, esto podría significar que está sometido a estos medicamentos para dormir, obtener una sensación de relajación o alivio del estrés.

De acuerdo con un estudio realizado por Harvard, si un estudiante tiene problemas de sueño lo menos aconsejable es que recurra a somníferos de venta libre, pues, "si bien pueden ayudar a conciliar el mismo, hay efectos secundarios, como la somnolencia diurna, que pueden afectar sus actividades diarias".

Uno de los efectos secundarios más preocupantes es la resistencia y la necesidad a estos fármacos. Según la psiquiatra Astrid Arrieta, con el tiempo, el cuerpo puede volverse tolerante a los efectos de los somníferos, “lo que significa que se necesita una dosis cada vez mayor para lograr el mismo efecto”. De igual forma, también puede desarrollarse una dependencia, lo que significa que el joven siente que no puede funcionar ni cumplir con sus responsabilidades cotidianas sin el medicamento.

(Le puede interesar: Pódcast: ¿sueño de papel? Así ha sido la espera de décadas para que Bogotá tenga un metro). 

De acuerdo con un estudio publicado por la Revista de Neurología en 2020, "los estudiantes universitarios están expuestos a padecer problemas de insomnio con más frecuencia que el resto de la población”. Esto, debido a las exigencias académicas que suponen mayor dedicación y esfuerzo, las actividades extra académicas como trabajar para aportar a su propio sustento y la sobre exposición a tecnologías modernas. Es decir, que muchos estudiantes sufren de una falta de sueño considerable porque se acuestan tarde y se despiertan para ir a clase o trabajar antes de poder dormir lo suficiente.

 También se indica que el insomnio y demás formas de privación afectan de manera negativa a las funciones somáticas, cognitivas, emocionales y comportamentales, lo que puede repercutir en la salud, las relaciones interpersonales y rendimiento académico laboral. Con esto en mente, es importante incentivar, cada vez más, estrategias para conciliar el sueño y tener un descanso reparador y sin la necesidad de recurrir al uso de medicamentos.

@merari_marin Entre dormir o estudiar toda la noche: elige dormir. #dormir #sueño #aprendizaje #desarrollopersonal #merarimarin #desarrolloprofesional #sueño #porquedormir #estudiante #universitario #CapCut ♬ sonido original - Merari Marin

Antes de dar soluciones a este problema que tantos de nosotros enfrentamos, es importante entender las razones detrás. Entre los motivos más comunes se encuentran: 

Cargas de trabajo académico: 

Muchos estudiantes sufren de una falta de sueño considerable porque se acuestan tarde y se despiertan para ir a clase o trabajar antes de poder dormir lo suficiente.

Procrastinación: 

Varios estudiantes tienden a posponer las tareas académicas y terminan trabajando hasta altas horas de la noche para cumplir con los plazos asignados. Esto puede interferir con sus horarios de sueño.

Estrés: 

La transición a la vida universitaria, las nuevas responsabilidades y las preocupaciones personales pueden generar niveles de estrés que generan desvelo.

Hábitos del sueño irregulares:

Algunos estudiantes pueden desarrollar hábitos como quedarse despiertos hasta altas horas en las noches y dormir hasta tarde en la mañana. Esto puede desregular su reloj biológico y dificultar la conciliación del sueño en horarios normales. 

Consumo de bebidas con gran porcentaje de cafeína: 

Esto es un hábito sumamente común, pues, en intentos por librarse de la somnolencia diurna que genera el insomnio, los estudiantes acuden a fuentes de energía externas como lo es el exceso de cafeína y las bebidas energéticas.

Sin embargo, depender de este tipo de preparaciones resulta bastante contraproducente. De acuerdo con un informe realizado por la Universidad McGraw Hill de España, la cafeína pasa al torrente sanguíneo en los primeros 10 minutos de tomar algunos sorbos. Entre los 10 y 45 minutos se alcanza el pico de máxima cantidad de cafeína en sangre; haciendo que la persona esté en un estado de máxima alerta.

(Siga leyendo:Resultados del ICFES: conozca las becas a las que puede acceder con su puntaje).  

A partir de la media hora se absorbe toda la cafeína y el hígado aumenta los niveles de azúcar en sangre que no empiezan a bajar hasta después de los 60 minutos, momento en el que se sienten los efectos de la disminución de la cafeína y aparece el tan conocido “bajón”, en el que sentimos incluso más cansancio y falta de energía que antes. Por contexto adicional, el informe indica que “una bebida energética puede contener la cantidad de cafeína equivalente a unas cuatro tazas de café”, por lo que resultan un poco más riesgosas en cuanto a los efectos que producen.

En ese sentido, es importante incentivar, cada vez más, estrategias para conciliar el sueño y tener un descanso reparador, sin necesidad de recurrir al uso de medicamentos. Algunas recomendaciones del artículo de 'Actualidad médica' incluyen: 

  • Comer poco antes de dormir.
  • Evitar el alcohol y la cafeína.
  • Despertar a la misma hora todos los días, incluso fines de semana.
  • Ejercitarse al menos 30 minutos al día, preferiblemente en las mañanas. Este ayuda a aumentar el efecto de las hormonas naturales del sueño. Hay todo tipo de ejercicios que puede escoger: 

               -Pilates: https://youtu.be/-6STnCc2fAM?si=SytiGNYdIfioR1k8

              - Rumbaterapia: https://youtu.be/vi8nCWhfCHk?si=y1KPMh-J1079jwgw

              -Entrenamientos funcionales: https://youtu.be/JnDu110SBN0?si=54SWMV4Ln0g6D0t

              -Yoga: https://youtu.be/a01D1PzTVFc?si=2j3rPxnmsJ7PaUkZ

No obstante, se deben evitar los entrenamientos cerca de la hora de dormir, pues estos son estimulantes y podrían afectar el sueño.

Otros hábitos que podría recrear son: 

Iniciar un ritual de sueño: 

De acuerdo al informe de Harvard, antes de acostarse, es recomendable que se habitúe a un ritual que propicie la relajación. Se trata de despejar la mente con una actividad que nos reconforte. “Los rituales ayudan a señalar al cuerpo y la mente que es hora de dormir”.

Meditar:

Según la revista de Asistencia y Gestión Sanitaria, meditar antes de dormir “ayuda a calmar nuestra mente, que de esta forma estará mucho más receptiva al descanso”. Como se dijo anteriormente, el estrés propicia el insomnio, por lo que aprender a manejar los pensamientos y el estrés puede disminuir el desvelo en la noche.

También puede descargar aplicaciones para el monitoreo y seguimiento de los patrones de sueño, por ejemplo: Sleepbot, Rise Sleep, Sleep Analyzer, Pillow, entre otras.

Así mismo utilizar productos 'wellness' como el “oura ring”: se trata de un anillo inteligente diseñado por la compañía “Oura wealth” que promete mejorar las condiciones del sueño a través de la recolección de datos biométricos. El análisis incluye el tiempo en la cama, el tiempo total de sueño, la eficiencia y la frecuencia cardíaca en reposo. Incluso arroja gráficas de evolución y cuenta con un apartado titulado “Puntuación de sueño”. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cuesta 300 euros, lo que se traduce a aproximadamente un $1.200.000 , lo que para un estudiante universitario promedio, no es muy asequible.

@killyw love love love my oura ring #oura #ouraring #ouraring3 #fitnesstracker #wellnesstok #sleepoptimization ♬ original sound - Killy