Los autocines volvieron al país como una forma de entretenimiento en la "nueva normalidad"

Domingo, 27 Septiembre 2020 20:17

El cine era uno de las formas más comunes de entrenimiento para la mayoría de las personas en el país. El cierre de sus puertas para evitar la propagación del coronavirus en marzo pasado generó un impacto dentro de la sociedad. 

Autocinema Centro de Eventos.||| Autocinema Centro de Eventos.||| Cortesía|||
152

Desde el pasado mes de marzo, cuando cerraron todas las salas de cine por la emergencia sanitaria del coronavirus, el sector cultural ha tenido que reinventarse a lo largo de la pandemia para poder sobrevivir. Debido a esto, los cinemas decidieron traer de vuelta el autocine, esto como una forma de experimentar la gran pantalla con las medidas de bioseguridad necesarias. 

El Autocinema Centro de Eventos, ubicado cerca a la Terminal de Transporte en la vía que conduce al municipio de Chía (Cundinamarca) es uno de estos espacios donde el público puede experimentar esta modalidad de manera segura y responsable. Se fijaron funciones de domingo a domingo con horarios de 5 p.m. a 8 p.m. de lunes a viernes y sábados, domingos y festivos con funciones de 11 a.m. a 8 p.m.

¿Cómo es la experiencia?

Según Martha González, jefe de prensa de El Autocinema, este es el primero cubierto del país, "lo cual impide la lluvia u otros inconvenientes y así se disfruta del cine de siempre, pero desde el carro”.

Gonzales aclara que el espacio cuenta con una capacidad para 95 vehículos, donde cada uno es desinfectado por una máquina de aspersión al entrar y la temperatura de todos los ocupantes es tomada antes de ingresar. La capacidad de vehículos no es excedida por seguridad. Además, todos los trámites podrán ser realizados en la página web del autocinema para evitar contactos innecesarios como la boletería, por ejemplo.

La jefa de prensa también menciona que todas las películas cuentan con los permisos necesarios de sus distribuidoras para ser exhibidas y se verán más estrenos a medida que Hollywood vaya retomando sus actividades. Sin embargo, la mayoría de proyecciones serán de películas de años anteriores, permitiéndole a la gente revivir varias de sus cintas favoritas.

Dentro de las instalaciones, el servicio de atención podrá ser requerido solamente haciendo señas con las luces del carro, lo cual enviará a un empleado a su locación para tomar su orden o ayudar en lo que se necesite.

De igual manera, en la capital y sus alrededores también están operando alternativas similares como los autocinemas de Cine Colombia en el centro comercial Unicentro y en Chía, el Teatrino de los Andes (Cundinamarca) o el Autocine Más (Cajicá). Los cuales prestan un servicio similar, ofreciéndole a las personas una oportunidad de volver a ver la pantalla grande sin tener riesgo de contraer Covid-19.

Además, se dio a conocer que municipios como Pance (Valle) y Mosquera (Cundinamarca), tienen planeado unirse a la moda de los autocinemas y empezar con los suyos en lo que queda del año.   

Historia del autocine en Colombia

Cali, el boom del cine en el país

El primer autocine del país fue inaugurado en la ciudad de Cali. 'El Limonar' abrió sus puertas el 14 de junio de 1972. Ubicado sobre la Calle Quinta con Carrera Séptima Sur, acogió a los ciudadanos de la capital del Valle para disfrutar del cine. Con una pantalla de 448 metros cuadrados, recibía a 380 vehículos en un espacio donde se podían ver películas bajo la luz de la luna.

En un video-homenaje realizado por el diario El País de Cali, Antonio Dorado, director de cine relató que "en la distancia y con la nostalgia que envuelve también esa evocación, fue un periodo maravilloso”. 

Marcando un precedente de lo que podía ser un autocine en el país, también estuvo el Autocine Piedragrande, inaugurado en 1993 en la vía Cali-Jamundí. Además de tener capacidad para 312 vehículos, albergó una sala con 102 sillas para poder ver la función fuera de los automóviles. Sintonizando el dial 540 en cualquier vehículo permitía disfrutar las películas con mucha cercanía, como se cuenta en especial realizado por El País de Cali.

“El autocine se volvió famoso en una época y era muy disfrutado por parejitas jóvenes que iban para sentirse juntos. Al estar tan resguardados dejaban de ver la película”, así lo recuerda Ramiro Arbeláez, cineasta e investigador quien pudo disfrutar de la experiencia antes de que la pandemia la trajera de regreso.

Bogotá, recuerdos de antaño

En la capital, a pesar de no haber tenido mucho protagonismo, sí se presentó este negocio. Alfredo Barón, historiador y autor de un artículo en el libro Bogotá fílmica: ensayos sobre cine y patrimonio lo describe así: “Empezaron a surgir nuevas alternativas a los cines clásicos de barrio como Las Nieves o Chapinero, entonces podríamos decir que Los Héroes es un contemporáneo a las salas de cine de los centros comerciales”. 

El autocine Los Héroes (1975), junto al Megaoutlet (1998), nombrados en honor a los centros comerciales donde se ubicaban, fueron la rendición que Bogotá le hizo a esta forma del séptimo arte sin saber que volvería a ponerse de moda.