¿Cuál es el futuro de los recién egresados?

Jueves, 15 Marzo 2012 15:49
Escrito por

Un estudio realizado por el Observatorio Laboral para la Educación, ente adscrito al Ministerio de Educación, arrojó resultados bastante alentadores para los recién egresados. La investigación, que buscaba analizar la pertinencia de la educación a partir del seguimiento a graduados y sus condiciones de vinculación al mercado laboral en Colombia, se realizó mediante un censo entre los años 2009 y 2010 y fue publicado a finales del pasado año.

El estudio del Observatorio Laboral para la Educación arrojó unos resultados alentadores para los recién graduados, pero en la cotidianidad la situación es totalmente diferente.||| El estudio del Observatorio Laboral para la Educación arrojó unos resultados alentadores para los recién graduados, pero en la cotidianidad la situación es totalmente diferente.||| Cortesía: Yuly Ayure/PlazaCapital|||
1788

Un estudio realizado por el Observatorio Laboral para la Educación, ente adscrito al Ministerio de Educación, arrojó resultados bastante alentadores para los recién egresados. La investigación, que buscaba analizar la pertinencia de la educación a partir del seguimiento a graduados y sus condiciones de vinculación al mercado laboral en Colombia, se realizó mediante un censo entre los años 2009 y 2010 y fue publicado a finales del pasado año.

De acuerdo con este ente, en promedio cuatro de cada cinco graduados están vinculados al sector formal de la economía, 46% está vinculado con contrato a término indefinido, el 26% con contrato a término fijo, el 20% con contrato de prestación de servicios y el 6% con otro tipo de contrato. En lo que se refiere a los salarios, el de `enganche´, para los universitarios se aproxima al $1´4 millones, para los técnicos profesionales al millón y para los tecnólogos a los $900 mil.

Los resultados del estudio detectaron que la carrera universitaria mejor paga es la ingeniería de petróleos con un salario promedio de $3,2 millones. En segundo lugar está la geología con $2,8 millones. En la tercera y cuarta posición, se ubican la ingeniería de minas y medicina, con un salario que cercano a$2,4 millones aproximadamente. “En este momento hay un gran auge petrolero en el país y hay muchísimas oportunidades laborales para nosotros. El promedio salarial está entre $2´5 millones y $3´5 millones, y a veces puede llegar a elevarse a $4´5 millones”, aseguró Francisco Vanegas, ingeniero recién egresado de la Universidad América.

En cuanto a los programas tecnológicos, la investigación encontró que la ingeniería mecatrónica, la química, electrónica y las telecomunicaciones, se quedan con los tres mejores sueldos de este grupo. Las dos primeras con un promedio de $1´6 millones y la última de $1´4 millones. Vale aclarar que este tipo de educación profesional tiene una duración de cinco a siete semestres, en los que los estudiantes desarrollan competencias relacionadas con la aplicación y práctica de conocimientos.

Por su parte, el primer lugar de los programas técnicos profesionales, se lo queda mantenimiento electrónico con un sueldo aproximado de $1´6 millones. En el segundo y tercer lugar están ingeniería automotriz y entrenamiento deportivo, respectivamente, ambas con una ganancia aproximada de $1´3 millones mensuales. En general, los técnicos desarrollan conocimientos teóricos y prácticos aplicables en actividades laborales específicas y no complejas; y la duración de sus estudios oscila entre cuatro y seis semestres.

El Observatorio Laboral para la Educación también hizo un seguimiento a los recién egresados que no han podido ubicarse profesionalmente. En él encontró que el 31% no han conseguido un trabajo que sea afín a sus carreras, el 26% les exigen experiencia laboral y el 43% restante tienen  otros motivos, como que los empleadores los ven muy jóvenes o los salarios son muy bajos.

Por último, el estudio analizó la tasa de desempleo de los graduados según el nivel de su educación, encontrando que el 59% de los técnicos profesionales, el 75% de los tecnólogos y el 77% de los profesionales universitarios están vinculados formalmente al mercado formal. Y en cuanto mayor sea el nivel de educación de la persona, se disminuye el porcentaje de desempleo y los salarios son mucho mejores.

En general, los resultados muestran que quienes obtienen título de educación superior consiguen empleo más rápido, más estable y mejor pago. Sin embargo, la realidad no es totalmente alentadora. Un gran porcentaje de esos recién egresados que están trabajando, lo hacen informalmente o en algún empleo que poco relacionado está con sus carreras.

“Hace seis meses me gradué con otros 44 compañeros, de los cuales sólo 20 estamos empleados. En mi caso, después de muchos intentos, mi mamá me dio trabajo en la empresa de ella. Ahí hago auditorías de cartera, recibos de caja, contacto a proveedores, hago las vueltas de banco. Cosas que poco tienen que ver con lo que estudié”, afirmó Daniela Rosero, egresada de mercadeo y publicidad de la Universidad Icesi (Cali).

Por otro lado los recién egresados, a pesar de haber invertido grandes cantidades de dinero en sus estudios, sólo pueden aspirar a sueldos mínimos. La razón: la falta de experiencia. Esta, a la hora de conseguir trabajo, se convierte en el mayor limitante de los recién egresados, bien sean de carreras tecnológicas, técnicas o universitarias.

“Apenas me gradué empecé a buscar trabajo, pero en todos me pedían experiencia laboral. Después de muchas hojas de vida en vano y casi tres meses sin conseguir nada, me ofrecieron trabajar como mesera. El sueldo era el mínimo ($535.600) más $60 mil pesos de auxilio de transporte”, concluyó Liliana Ramírez, técnica en hotelería y turismo, egresada del INCAP.