Brindar felicidad, más que una misión, una vocación

Jueves, 08 Octubre 2020 08:21

La fundación para la Asistencia de la Niñez Abandonada (FANA). Es una institución privada sin ánimo de lucro, que garantiza los derechos de más de 400 niños en condición de vulnerabilidad con 48 años de servicio a la niñez en Colombia. Mariella Cárdenas. Trabaja desde marzo de este año como directora de comunicaciones de FANA. Estudió comunicación social en Caracas y realizó  estudios en Bilbao consiguiendo el título de maestría en multimedia.

 

||| ||| Imagen cedida por la entrevistada|||
342

¿Qué significa para ti trabajar en FANA?

A mi FANA en  lo personal me ha ayudado a reorientar mucho lo que quiero hacer en mi carrera. La profesión de comunicación social es muy amplia, y  se puede enfocar en muchas cosas. A pesar que hice la maestría en multimedia, y que me gusta mucho el periodismo escrito, no estaba muy decidida en qué enfocarme; en esto la fundación me ha ayudado mucho. Trabajar en FANA es algo muy vocacional, ya que laborar en una organización no gubernamental como esta te hace tener cierta sensibilidad social que no requiere tener otro trabajo. Es una labor  inspiradora ya que a través de lo que haces estás ayudando a los niños.

¿Cómo la emergencia sanitaria por el COVID-19  ha afectado a FANA?

La pandemia para todos los sectores ha sido un reto. En FANA a nivel de cantidad de niños no ha cambiado mucho. En la fundación tenemos varios programas; el restablecimiento de derechos es nuestro programa principal, y posteriormente la adopción que está dedicado a los niños que viven en FANA. En el 2020 hemos tenido más de 90 niños durante los siete días de la semana, algunos están en el programa de restablecimiento de derechos y otros ya en el proceso de adopción. Este número no se ha movido. Las medidas de bioseguridad han supuesto para la fundación un aumento de gastos que no se tenía presupuestado.  Aparte, FANA tiene desde hace 10 años un jardín infantil cofinanciado con la Secretaria Distrital de Integración Social que atiende a niños desde los 6 meses hasta los 5 años, esto también ha sido un reto ya que el jardín ha estado cerrado desde marzo. Además, Se ha dotado a las familias de los niños que asisten al jardín infantil con mercados quincenales para tener cubiertas todas sus necesidades de alimentación.  

¿Cómo la fundación obtiene sus recursos económicos?

Una parte de los recursos son del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), ya que  nosotros operamos por contrato con ellos, entonces para el programa de establecimiento de derechos ellos nos dan los recursos. La Secretaría de Integración Social brinda recursos para el jardín infantil, Estos dos, dan los recursos públicos. Los privados, se dividen en empresas que realizan voluntariado en FANA y también se tienen donantes particulares por medio de grupos como Amigos de FANA que son recurrentes tanto en Colombia como en el exterior.

¿Podría usted hablar en qué consiste el programa de restablecimiento de derechos que se ofrece en FANA?

Esto es algo que no se conoce mucho. Cuando a un niño se le han sido vulnerados sus derechos y el ICBF tiene la custodia de este niño, este infante es asignado a FANA. Posteriormente el niño entra primero en el programa mencionado, lo cual significa que con el equipo psicosocial se busca restablecer todos los derechos violados del menor, con un apoyo constante del ICBF; con este equipo se intenta vincularlo nuevamente con su familia bilógica, es un procedimiento bastante largo y que termina con una sentencia de un juez que decide si el infante sigue con su familia o pasa directamente al proceso de adopción. Por último, se  busca la familia más apta para el niño. Durante este tiempo vive en FANA, dándole alimentación y educación.

¿Cómo llegan los bebes y los niños a la fundación FANA?

FANA no recibe bebes de madres que quieran dejar su niño en adopción, es un proceso llevado por completo en el ICBF. Es este organismo el que posteriormente asigna a los bebes a la fundación.

¿Cómo es el proceso de adopción de las familias extranjeras que quieren adoptar un niño en la fundación?

Las familias extranjeras ya que no viven en Colombia les queda muy difícil hacer todo el proceso de adopción, entonces lo hacen con una agencia de adopción en su país de origen, una vez esta agencia comunique que sí son personas aptas para la adopción, ellos pueden iniciar el trámite con el ICBF.

¿Qué ocurre con los niños que no son adoptados?

En FANA se pueden tener menores hasta que cumplan 18 años, es decir la mayoría de edad. Sin embargo, no conozco ningún caso de algún niño que no haya sido adoptado. FANA siempre se enfoca mucho en buscarle una familia a cada niño, por eso siempre se intenta expandir el círculo de adopción a las familias extranjeras, ya que ellas adoptan niños mayores. Mientras la adopción sucede, en FANA reciben una educación íntegra en idiomas, preparándolos para una eventual adopción.

¿Qué seguimiento hace FANA después de la adopción?

Luego de la adopción. lo que nosotros llamamos la entrega, el momento más lindo que es cuando el niño y su nueva familia se encuentran. Los niños siguen en 5 sesiones repartidas en el tiempo con separación de un par de meses con un profesional que sigue el proceso de post adopción, este psicólogo que ya conoce a la familia hace un seguimiento para ver como está ocurriendo la adaptación entre los niños y los padres.  

Por último, si alguno de los lectores quisiera adoptar a un menor, ¿Qué requisitos debe tener para cumplir este sueño?

Además de cumplir con los requisitos del ICBF (Ser mayor de 25 años, tener una idoneidad física, mental, moral y social), en mi opinión personal, debido al trabajo que he realizado en la fundación y mi convivencia con los menores, tiene que ser una persona o pareja que no vea la paternidad o maternidad como un trámite, es una vocación que se construye día a día, entender que el niño que adoptas tiene un pasado que no siempre es la mejor, mirar más allá queriendo darles una vida mejor.