La evasión, un gran problema para el transporte público bogotano

Lunes, 21 Noviembre 2022 20:26
Escrito por

El sistema de transporte masivo, Transmilenio, presenta problemas financieros y sociales. Dados en cierta medida por la evasión de pago de pasajes por parte de los usuarios. La mayoría asegura no pagar por inconformidades con este 

Bogotá D.C. Evasión del pago de pasajes en la estación Museo del Oro.||| Bogotá D.C. Evasión del pago de pasajes en la estación Museo del Oro.||| Paula Gómez|||
105

A partir de un informe de Probogotá del mes de septiembre del presente año se determinó que la evasión de pasajes en Transmilenio es uno de sus grandes problemas. La estación más propensa a colarse es la estación Bicentenario. 

Este informe afirmó que para el año 2019 la tasa de evasión en el componente Troncal era de 15,36% entre semana, 16,42% los sábados y 25,21% los domingos y festivos. Mientras que, “para el año 2022 se determinó que la tasa semanal aumentó a 27,4%, los sábados y los días festivos un 34% y 38% respectivamente de evasiones Troncales”.  

Según afirmó Rolando González, concejal de Cambio Radical, a El Espectador esto ocasiona una pérdida económica de más de $10 mil millones semanales tanto para el sistema como para los ciudadanos. Seguido a esto, se asegura en el informe de Probogotá que “los bogotanos perderemos cerca de $ 551.200 millones este año, un 112 % más que en 2019”. 

Esta es una de las razones que representa una afectación en el bolsillo y la movilidad de los capitalinos y del sistema, dado que, cifras de Bogotá cómo vamos, para el año 2020 se contaba con 112.106 vehículos de transporte público, pero para el año 2021 esta cifra disminuyó a 108.915. Se está a la espera de las cifras de cierre del presente año y las posibles consecuencias de estas evasiones del pago en el sistema de transporte público.  

La escasez de fondos en el Fondo de Estabilización Tarifaria (FET) desde el año 2011 y que se vio impactado aún más por la pandemia del 2020, es otra razón por la que ha ocurrido esta disminución de vehículos troncales. Esto significa que no existen los suficientes recursos económicos para su debido mantenimiento. 

Según Transmilenio S.A., actualmente existen 147 estaciones en funcionamiento y 42 proyectadas. En donde las estaciones que están funcionando son lugares en donde gran parte de los usuarios evaden el pago del pasaje, ocasionando problemas sociales y financieros. Sin embargo, las personas de la capital que usan este sistema dan diferentes razones por las cuales deciden colarse cuando se dirigen a sus lugares de trabajo, de estudio o a sus hogares. 

De hecho, un estudio de la Universidad de los Andes y de la Universidad del Norte reveló que existe un estereotipo evasor, en donde, principalmente, son las personas jóvenes (menores de 40 años) quienes más se cuelan en Transmilenio, en comparación a los adultos mayores. Siendo los jóvenes la población con la tasa evasora más alta, ellos aseguran que existen varias razones por las cuales realizan este tipo de acciones.  

Por su parte, un estudiante universitario, aseguró que, “me cuelo, porque no quiero darle más plata a un país corrupto como este y a un sistema tan horrible e ineficiente como lo es el Transmilenio”. Otro usuario poco frecuente, mencionó que “cuando lo hago, me cuelo, porque o no tengo plata o dan papaya los que están en vigilancia”. Otro testimonio narró que, “por lo general, lo hago cuando realmente no tengo plata o se me olvida la tarjeta. Pero a veces lo hago, porque no hay nadie vigilando la estación y todos lo hacen. Se ve como algo normal”.  

Sin embargo, algunos adultos mayores están en contra de esta situación, por el hecho de saber que esto trae consecuencias económicas. Elena Urrea, usuaria frecuente del Transmilenio, asegura que “si todos empezamos a pagar y dejamos de colarnos, entonces la economía del país va a mejorar, igual que la situación de todos nosotros”.  

Ante esta situación, el Distrito ha tomado medidas como la instalación de cámaras de seguridad y monitoreo (209 en total) en las estaciones, en donde la empresa de Transmilenio afirma que con esto busca establecer un sistema de monitoreo con cámaras y software de conteo, para entender y atacar la evasión en los puntos más críticos del componente troncal.  

También, aumentaron la seguridad y personal que, en ocasiones, están autorizados de tener perros anticolados entrenados para evitar la evasión de pasajes por parte de los usuarios. Entre esto, implementaron las multas de convivencia que están entre los $100.000 a los $300.000 pesos que en su mayoría sus pagos también son evadidos. 

Estas son algunas de las medidas que se consideran que no han sido totalmente efectivas por parte de las entidades estatales y que se ve evidenciado en el incremento en la tasa de evasión del pago de pasajes.