Los cigarrillos electrónicos y vapeadores, un producto que se está buscando regular

Domingo, 20 Noviembre 2022 21:38
Escrito por

La comunidad científica y miembros del congreso trabajan para limitar la venta de estos dispositivos perjudiciales para la salud.

||| ||| |||
594

De acuerdo con el estudio para el diseño de un marco regulatorio en Colombia de los productos de tabaco calentado, cigarrillos electrónicos y sistemas similares con y sin nicotina, presentado por Fedesarrollo, desde el año 2014 hasta la actualidad se han presentado un total de siete borradores de reformas o leyes, de las cuales cinco ya se encuentran archivadas, y dos hasta la fecha de Marzo de este 2022 se encontrarían en trámite de comisión.

 Por esto mismo, desde los últimos meses se ha podido apreciar la intención por parte del Instituto Nacional de Cancerología, la Fundación Anáas, Red PaPaz, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la representante a la Cámara, Carolina Giraldo, entre otros, en buscar nuevas dinámicas para regular el uso de tabaco, cigarrillos electrónico y vapeadores, como lo pueden llegar a ser la inclusión de un impuesto dentro de la nueva reforma tributaria y la modificación de la ley 1335 de 2009, en la cual se habla de las limitaciones que tiene el cigarrillo tradicional.

 Y es que desde el ministerio de Salud se comunicó a través del boletín de prensa No. 1069 de 2021, liderado por Nubia Bautista, subdirectora de Enfermedades no Transmisibles, que el cigarrillo electrónico, los vapeadores y otros productos emergentes de administración de nicotina y sin nicotina no cuentan con evidencia científica libre de conflicto de interés para ser considerada como una alternativa de riesgo reducido para los consumidores de tabaco en Colombia.

 Esto va en contra de la política y perspectiva de Francisco Ordoñez, presidente de la Asociación de Vapeadores de Colombia, el cual declaró en una entrevista para W radio, “que desde la organización han aclarado que esto no es un producto inocuo, pero sí es un producto de reducción de riesgos y de daños, ya que existe un porcentaje relativamente pequeño comparado con el uso del tabaco, y por eso, se le considera una herramienta que puede ayudar mucho a las personas”. A esto se le atribuyen locales de venta cómo es Freedom, donde se indicó claramente que estos productos son principalmente para quienes quieran dejar de fumar tabaco.

 Pero de acuerdo con Nayib Chalela, Coordinador del proyecto de control de tabaco de Red PaPaz, en entrevista para Plaza Capital, indicó que “encontramos una disonancia en el discurso que defienden las organizaciones “provapeo”, las cuales argumentan que estos son elementos que ayudan a las personas consumidoras de tabaco, pero aun así realizan campañas de marketing que tienen la intención de atraer nuevos clientes para que adquieran estos productos. Esto es un problema grave, ya que las promociones por redes sociales, influencers y eventos públicos como un Estéreo Picnic, solo atraen a niños, y adolescentes como nuevos clientes”. Además, aclara que por ahora no existe ninguna investigación científica sin conflictos de interés que demuestre realmente que el cigarrillo electrónico es un producto que beneficie a los fumadores tradicionales.      

 A lo anterior se le añaden las cifras publicadas por el Departamento Nacional de Estadística (DANE) en la encuesta nacional de consumo de sustancias psicoactivas de 2019, en la cual se demuestra que la mayor prevalencia en el consumo de tabaco se encuentra en las edades entre 45 y 65 años con 39,6 %, seguido de las personas entre 25 y 34 años con 39,1 %. Mientras que la población que consume en mayor medida cigarrillos electrónicos y vapeadores tiene un rango de edad mucho menor, los mayores clientes de estos productos están entre los 18 a 24 años, con el 11, 9%. mientras que, solo 1,1 % de las personas entre 45 y 65 años habrían consumido cigarrillos electrónicos o vapeadores con nicotina. Por lo tanto, se refleja que este producto electrónico no está siendo implementado para la población a la cual se supone que es su venta, y realmente está siendo dirigida edades mucho menores.

 Y de acuerdo con lo declarado por parte de la presidenta de la Asociación Colombiana de Neumología y Cirugía de Toráx, la Doctora Ledys Blanquicett, y el coordinador del comité anti-tabaco, el Doctor German Díaz Santos, en entrevista para Plaza Capital, “si se llegan a utilizar estos productos desde edades tempranas, existe mayor probabilidad obtener crisis asmáticas, bronquitis crónica, aumentar el riesgo de enfermedades neoplásicas y una mayor probabilidad de causar adicción a la nicotina (consumo de otras formas de tabaco). A su vez, según el Doctor Arturo Vives, radiólogo del Instituto Nacional de Cancerología, la nicotina puede generar grandes problemas en el desarrollo cerebral.

 Por su parte, Paula Rozo, estudiante universitaria de 20 años de edad, afirma cómo habitual consumidora de vaper, “la gran mayoría de jóvenes usan los cigarrillos electrónicos por presión social”. Por lo tanto, ve con buenos ojos que se realice una regulación para ayudar a los jóvenes, y su vez, un control al mercado, para evitar que muchas personas compren sus cigarrillos electrónicos a proveedores poco reconocidos, y que generan dudas respecto a la calidad de su producto.

 Es así, como la presidenta Blanquicett y el Doctor Díaz, indicaron que los cigarrillos electrónicos y vapeadores siguen siendo fisiopatológicamente iguales a los productos tabaqueros, y por ello, se pueden generar enfermedades como EPOC, ASMA, Cáncer (no solo de pulmón) neumonías, infecciones virales, SDRA llegando a requerir intubación orotraqueal con apoyo ventilatorio, enfermedades neurodegenerativas, psiquiátricas, y epilepsia.

Por lo tanto, Blanquicett y Díaz aclaran que es fundamental una regulación. Cada vez se ven más consumidores de estos productos y la gran mayoría son jóvenes y adolescentes no fumadores que son atraídos por publicidad engañosa, que ofrece estos productos como alternativas sin riesgo. Para Colombia es fundamental una estrategia que permita regular de forma estricta estos dispositivos, sus concentraciones de nicotina, sabores neutros, publicidad, uso en espacios públicos, etiquetado e impuestos entre otros.

 Y es así, que de acuerdo con Chalela, desde Red PaPaz, y el resto de las comunidades científicas, se indica que desde el año 2008, Colombia se adhirió al convenio marco de la OMS para el control del tabaco, y esto genero unas obligaciones internacionales para controlar y hacerle frente a la epidemia de tabaquismo; esto llevó a que se expire la Ley 1335 del 2009, en la cual se limitaba la venta y uso del tabaco, pero esto genero un vacío normativo para los cigarrillos electrónicos y vapeadores que están hasta ahora libres de regulación.

 Por lo cual, Chalela indica, que se esta trabajando para que el congreso logre modificar la Ley 1335 de 2009, que es una Ley de salud pública, para que se sumen estos productos dentro de la misma, y así poder erradicar la promoción, y así, controlar de mejor manera a los consumidores nuevos, y habituales. Por otro lado, se esta buscando crear un impuesto de compra para estos, y así limitar en mayor medida la compra para la población más joven del país.