Jose Gustavo Molina, la juventud en el vallenato

Domingo, 25 Abril 2021 16:34
Escrito por

El joven vallenato ya tiene más de 20 canciones inéditas para ser grabadas. El vallenato que fue declarado patrimonio inmaterial de la humanidad, en los últimos años ha estado en un gran debate sobre los cambios que puede o no tener en el ámbito musical. Para nadie es un secreto que es la música representativa de la región Caribe y la importancia que tiene para la cultura es indiscutible. Jose Gustavo Molina, es un joven compositor de este género quién nos habló de sus inicios en el Vallenato, así como la transformación de la música a través de los años.

Jose Gustavo Molina vía Instagram||| Jose Gustavo Molina vía Instagram||| Foto cedida por el entrevistado|||
154

¿Cuáles fueron sus inicios en el vallenato?

Empecé desde muy niño, alrededor de 6 o 7 años ya tenía un acordeón en el pecho, fui rey Vallenato infantil en el 2010, compongo y con la ayuda de Dios me preparo para ser productor musical. Desde muy pequeño veía los concursos por televisión, con un acordeón de juguete me imaginaba en el parque de la leyenda Vallenata mientras me miraba en un espejo. Con mucho esfuerzo mi mamá me compró mi primer acordeón, luego de eso entré a “los niños del vallenato” y recorrí 7 países con la agrupación del Turco Gil, insignia de la enseñanza del vallenato”. La música la llevo en las venas, mi mamá es prima hermana de “El Cocha Molina”, entonces mi familia ha sido musical y eso hizo parte de mi crecimiento.

¿Cuándo empezó a componer?

Ese talento, porque es un talento que Dios da, lo descubrí escribiendo y luego a eso que escribía le ponía melodía con el acordeón. Recuerdo que mis primeras canciones empezaron cuando tuve mi primera noviecita y se las dedicaba a ella, tenía 16 años y me di cuenta de que empezaron a gustar y lo que hacía era transmitir lo que yo sentía, porque de eso se trata la música. Vi que podía hacerlo de manera profesional y mi primera canción grabada fue “La niña de mis sueños” interpretada por el grupo Kvrass.

¿Cómo ves la situación actual del vallenato?

El vallenato cásico es el que toca mis fibras, pero todo evoluciona. Por ejemplo, los envases de Coca-Cola no son los mismas que hace 20 años, siempre se busca la manera de sorprender. Lo que pasa, es que en el afán de sorprender y agradar al público Instrumentos del vallenato clásico se pueden perder las raíces. Yo comparto que se evolucione, pero siempre debe primar el acordeón, caja y guacharaca que es lo que identifica y hace al vallenato.

Además de la instrumentación, en la letra ¿qué crees que se debe mantener?

Es complejo esto, por ejemplo, mi mamá vivió sus mejores momentos viendo el paisaje, los ríos, en ese entonces la comunicación era distinta, la gente sentía más porque la separación era más dura, la forma de extrañar era distinta. Hoy en día extraño a alguien y le hago una videollamada, mitigo ese sentimiento a través de eso. Antes ese sentimiento no era tan fácil de mitigar, antes era escribir y el cambio generacional hace que no se tenga las mismas vivencias y eso influye en lo que se escribe. De ahí viene el cambio en la manera de componer.

¿Qué se perdió en el vallenato con la muerte de Jorge Oñate?

Se perdió un grande. Oñate fue quién nos abrió el camino a todos, Jorge Oñate fue un maestro, su forma de hacer vallenato fue la que abrió el paso a algo más comercial y siempre hizo vallenato sin perder sus raíces.

¿Cómo ves al vallenato en 10 años?

En 10 años creo que el vallenato va a seguir evolucionando, pero creo que en un punto solo va a quedar volver a las raíces, porque no va a ser posible más cambios y lo único va a ser volver a lo que fueron sus comienzos. La competencia de alguna manera con otros géneros musicales, lo que hace es que se tome la fortaleza de las raíces del vallenato, no vamos a escuchar un reggaetón con guacharaca, por ejemplo, entonces sí, creo que ese va a ser el camino.

¿Qué se viene para tu carrera?

Estuve 4 años en la agrupación de Mario Fuscaldo, por el momento estoy evaluando varias propuestas que me han hecho, eso en el acordeón. En cuanto a la composición, seguiré escribiendo y componiendo, espero con la ayuda de Dios que me sigan grabando. Le seguiré dando mi corazón a mis sueños y a lo que quiero y claro al Vallenato.