Más de 53 emergencias por residuos en el 2022

Jueves, 22 Septiembre 2022 19:18
Escrito por

 La Secretaría Distrital de Ambiente reveló datos sobre el mal manejo de basuras en la ciudad, dichas cifras preocupan la seguridad ambiental ciudadana.

||| ||| Tomas Osorio|||
524

A lo largo de los últimos meses, en Bogotá, se han encontrado jeringas, toallas, gasas, entre otros tipos de residuos peligrosos en bolsas de basura en las calles. Lo que pone en riesgo la salud de todas las personas que puedan tener una interacción con estos desechos. Esto ha llevado a las autoridades a cuestionarse el origen de esta situación que no sucedía desde hace algunos años. 

 En una entrevista, la Secretaria de Ambiente le reveló Plaza Capital datos fundamentales sobre el manejo de residuos, tales como: “A 31 de agosto de 2021 la secretaría controla 18,336 toneladas de residuos de este tipo, en donde además sé vigilan 1.899 generadores”. Igualmente, afirmó que “la entidad ha realizado alrededor de 500 visitas de control, 879 informes de gestión de residuos, resaltando aún más, se han atendido 53 emergencias de abandono de residuos peligrosos a lo largo del año”. 

La cifra se puede ver reflejada en el caso de Jairo González, un reciclador que recorre desde el centro de Bogotá hasta sector noroccidental de la ciudad, en este camino y principalmente cerca de hospitales y centros de spa, ha encontrado residuos peligrosos. “Gracias a dios, nunca me he cortado con una vaina de esas” comenta González,  refiriéndose a agujas y elementos corto punzantes y argumentando que son pocas las veces que se las encuentra, pero pasa y cuando sucede es un peligro que llega a generarle miedo y dudas al realizar su trabajo. 

 Para entender el riesgo es necesario conocer que un residuo biológico o residuo de riesgo biológico es aquel remanente que es susceptible a infectar con bacterias, parásitos, virus, hongos o toxinas a las personas que estén en contacto con estos. La Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP) los clasifica en cuatro tipos: Fitosanitarios compuestos por gasas, guantes, cuerpos de jeringas; Corto punzantes integrado por agujas y ampollas; Anatomopatológicos que son partes del cuerpo y órganos; por último Elemento de origen animal.

 El riesgo al que se exponen las personas que pueden llegar a tener contacto con estos residuos es muy alto, ya que la mayoría no tiene el equipo de seguridad suficiente para protegerse contra heridas, además la seguridad social y los servicios de salud con los que cuentan son pocos o inexistentes.

 Como menciona Elkin Osorio, médico y epidemiólogo, “pueden generar riesgos para la salud humana que se expresan principalmente en enfermedades transmisibles de origen viral, bacteriano y micótico que pueden aumentar el riesgo de enfermedades como el VIH o Hepatitis B” diversas enfermedades que no solo afectan la salud individual, sino que pueden llegar a perjudicar la salud de gran parte de la ciudad. 

 Este tipo de residuos los produce, según el contrato de concesión 186E de 2011, los establecimientos como centros médicos, peluquerías, establecimientos de encuentro sexual, centros de docencia e investigación, bancos de sangre, centros de tanatopraxia (tratamiento de cadáveres) plantas de beneficio animal, lavanderías y centros de tatuaje.

Una de las razones por las que se ha evidenciado este “flujo” de residuos en las calles fue el cambio radical del sistema de manejo de basuras en febrero de este año. En un pasado, la encargada de los residuos era la empresa Ecocapital, siendo la única “entidad” que realizaba las recolecciones para todos los establecimientos generadores de residuos biológicos, en especial hospitalarios. Pero, el contrato con esta empresa terminó a finales de 2021.

 A partir de esto, UAESP aclaró que “los establecimientos que producen residuos infecciosos o de riesgo biológico, deberán contratar directamente el servicio de recolección, transporte y disposición”. Por lo que, las empresas autorizadas como Grupo ASEI, Ciudad Limpia, Ecocapital, Veolia Servicios Industriales e Interaseo son los encargados de la recolección, transporte y tratamiento, sin embargo, esto es por medio de la contratación con los productores de estos residuos.

 Este cambio ha causado que muchos generadores de residuos se absténgan de pagar las recolecciones y simplemente dejan los remanentes en las calles a la deriva para un relleno sanitario común. En una entrevista con Plaza Capital, Brenda del Río especialista en vigilancia en salud pública ambiental de la Secretaría de Salud de Bogotá, cuenta que “a lo largo del año se ha visto mejoras, pero los generadores de residuos deben tomar responsabilidad y conciencia”. 

 El aumento de residuos en la calle es por las empresas que no contratan los servicios, “tienen que fortalecer y redoblar esfuerzos para poder llegar a todos los gestores externos de residuos acompañados de vigilancia, acompañamiento y control” comenta Del Río. Lo que deja en claro la responsabilidad bidireccional tanto de los encargados de recoger residuos como de los generadores de residuos. 

 Para dar un soporte y acompañamiento, la Secretaría de Salud de Bogotá realiza una vigilancia a los residuos hospitalarios con una plataforma llamada SIRHO, en esta, específicamente, los hospitales deben reportar las gestiones de sus desechos. Los reportes de la plataforma dan muestra de la falta de control con los residuos, “de 16.453 prestadores a 3.400 se les penalizó por falta de información en el sistema SIRHO”.