Cabildo Ambiká Pijao regresa a su territorio ancestral

Viernes, 16 Septiembre 2022 11:55
Escrito por

El regreso de la comunidad a Natagaima se llevó a cabo en compañía de autoridades. En su territorio se realizó una ritualización, una armonización y un compartir gastronómico.

Comunidad indígena Ambiká Pijao en Tolima, de regreso a su territorio ancestral después de casi 20 años. Agosto 13 de 2022. Castilla, Tolima.|Ritual de armonización con los ancestros en compañía del mohán Fernando. Agosto 13 de 2022. Castilla, Tolima.|Comunidad indígena Ambiká Pijao subiendo al Cerro Pacandé. Agosto 14 de 2022. Natagaima, Tolima.|Mayora en el Cerro Pacandé antes del ritual final. Agosto 14 de 2022. Natagaima, Tolima.|Jonathan, guambito del Cabildo Ambiká Pijao, un líder en formación. Agosto 14 de 2022. Natagaima, Tolima.|Mayora en el Cerro Pacandé armonizando con Tabaco durante el ritual final. Agosto 14 de 2022. Natagaima, Tolima.|Marinela, mohana y autoridad del cabildo, guiando el ritual final, mientras armoniza. Agosto 14 de 2022. Natagaima, Tolima.|Comunidad indígena Ambiká Pijao en Tolima, de regreso a su territorio ancestral después de casi 20 años. Agosto 14 de 2022. Natagaima, Tolima.||| Comunidad indígena Ambiká Pijao en Tolima, de regreso a su territorio ancestral después de casi 20 años. Agosto 13 de 2022. Castilla, Tolima.|Ritual de armonización con los ancestros en compañía del mohán Fernando. Agosto 13 de 2022. Castilla, Tolima.|Comunidad indígena Ambiká Pijao subiendo al Cerro Pacandé. Agosto 14 de 2022. Natagaima, Tolima.|Mayora en el Cerro Pacandé antes del ritual final. Agosto 14 de 2022. Natagaima, Tolima.|Jonathan, guambito del Cabildo Ambiká Pijao, un líder en formación. Agosto 14 de 2022. Natagaima, Tolima.|Mayora en el Cerro Pacandé armonizando con Tabaco durante el ritual final. Agosto 14 de 2022. Natagaima, Tolima.|Marinela, mohana y autoridad del cabildo, guiando el ritual final, mientras armoniza. Agosto 14 de 2022. Natagaima, Tolima.|Comunidad indígena Ambiká Pijao en Tolima, de regreso a su territorio ancestral después de casi 20 años. Agosto 14 de 2022. Natagaima, Tolima.||| @Paula Gómez|@Paula Gómez|@Paula Gómez|@Paula Gómez|@Paula Gómez|@Paula Gómez|@Paula Gómez|@Paula Gómez|||
125

A comienzos de la década de los 2000 se fundó el cabildo Ambiká Pijao, pero hasta el 2005 fue reconocido ante el Ministerio del Interior como comunidad indígena. Para la coordinadora de asuntos étnicos de la Unidad de Restitución de Tierras, María Ximena Pantoja, el cabildo Ambiká “es un pueblo urbanizado en la capital y asentado en la misma, luego de ser desplazados y despojados de su territorio ancestral a causa del conflicto armado interno”.

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) registra que, a raíz del conflicto armado, durante 1995 a 2008, se reportaron más de 48.318 comunidades indígenas desplazadas forzosamente hacia diferentes zonas del país. Sumado a esto, para el cierre del año 2021 la tasa del desplazamiento forzado incrementó a 73.900 para estas comunidades, según la ONIC.

Según el trabajo de grado sobre el proceso de construcción de la identidad del cabildo indígena Ambiká Pijao publicado en 2016 de Felipe Daza, integrante de la comunidad Pijao, el cabildo Ambiká para el 2005 estaba conformado por 84 familias que fueron desplazadas de su territorio y debieron asentar en Bogotá, especialmente, en la localidad de Usme. A partir del último censo realizado, se confirmó que el cabildo cuenta con más de 1.500 familias.

Desde la cosmovisión (cómo se ve el mundo) y la cosmogonía (cómo se vive el mundo) del pueblo Pijao, es necesario vivir en armonía con la madre tierra o Botaima, como ellos la llaman, y en equilibrio con la naturaleza. Sin embargo, al tener una vida en la ciudad “es un poco complicado lograrlo, aunque se intenta” afirman las mayoras, autoridades tradicionales de la comunidad indígena Ambiká.

Hace aproximadamente cinco años, el gobernador Luis Enrique Tapiero, y la Organización de los Estados Iberoamericanos (OEI) organizaron un proyecto de educación propia. Según la profesional transversal especializada en enfoque diferencial de la OEI, Fanny Montes, el objetivo de esta iniciativa es iniciar una escuela de formación propia en medicina ancestral con legislación tanto occidental como propia, para que “de alguna manera, se pueda garantizar la pervivencia en contexto de ciudad” asegura.

El proyecto inició en 2021 con la creación de una escuela de medicina ancestral en Usme, siendo esta la primera fase. La segunda se aprobó en el mes de abril del presente año, luego de que la Secretaría de Salud de Bogotá, el cabildo Ambiká Pijao y la OEI evaluaran la propuesta del regreso a territorio de cabildo después de 20 años alejados de este a causa del conflicto armado. Esta etapa del proyecto incluía a 35 personas de la comunidad: autoridades, mayores, mayoras, algunos miembros de los consejos y los guambitos.  

El pasado 13 y 14 de agosto, la comunidad indígena Ambiká Pijao, cuyo cabildo está localizado en Usme, se desplazó al departamento del Tolima, su territorio ancestral. Esta salida se realizó con el fin de armonizar con Botaima (Madre Tierra) y con algunos de sus ancestros: Ta, Taiba y Chucuy y así darle continuidad al proyecto de Educación Propia.

A raíz de esta salida ancestral, se desarrolló un círculo de palabra, tradicional para esta comunidad e importante para llevar a cabo la tradición oral, que enriquece su sabiduría y conocimiento. En donde Fernando y Marinela Mira, médicos ancestrales o también conocidos como los mohanes del pueblo Pijao, afirmaron a la comunidad que “desaprender es aprender de nuevo y con eso se reconstruye una memoria colectiva de nuestros ancestros, nuestras costumbres y tradiciones”. Para miembros de la comunidad como Fernando Molano, “volver a territorio, aunque no sea con el apoyo distrital o nacional, sirve para recordar quiénes somos”.

En ese sentido, Maira Segura, una de las guambitas de la comunidad hizo énfasis en que la importancia de este proceso es “dejar un legado a los guipas y a las nuevas generaciones que ojalá crezcan con una visión propia, además de la occidental”. Siendo esta la gran importancia del proyecto de medicina ancestral y de educación propia que busca que la comunidad indígena pueda regresar más seguido a su territorio ancestral y producir conocimientos desde sus tierras y llevarlo a su cabildo en Usme para darlo a conocer a sus nuevas generaciones.

La restitución de tierras en la comunidad indígena Ambiká Pijao

Hasta el momento, el cabildo no ha sido integrado en ninguna de las dos maneras de ingreso en el proceso de la Ley de Restitución de Tierras, conocida como una de las medidas de reparación de víctimas del conflicto armado, para recuperar su territorio ancestral ubicado en Tolima. Así explica Ximena Pantoja estas maneras de la etapa de solicitud de la restitución de la tierra: la primera es “a petición de parte, cuando las autoridades de cada cabildo étnico presentan una solicitud para establecer el proceso legal y de restitución”. La segunda es mediante “oficio, a partir de unos criterios de priorización que establecemos para cada caso que vamos a atender”.

Sally Mahecha, directora de la dirección de Asuntos Étnicos de la Unidad de Restitución de Tierras, afirma que la comunidad indígena Ambiká “no tiene registro alguno de solicitud, tramite oficioso u orden judicial que de inicio al trámite de restitución de derechos territoriales étnicos y/o medidas de protección preventiva”.

La presunta razón de que aún no haya alguna solicitud para la restitución de tierras por parte de este cabildo es que “tal vez sea porque es un cabildo ya urbanizado que hasta ahora están teniendo procesos distritales o externos para volver a su territorio” dice la coordinadora de asuntos étnicos de la Unidad de Restitución de Tierras. A diferencia de otros pueblos étnicos que han presentado procesos legales, distritales y de restitución de tierras.

Por ejemplo, el pueblo étnico del Chocó, los Emberá, quienes a finales del año 2021 en compañía de la alcaldía distrital retornaron a su territorio “para fortalecer el modelo de gobierno propio y la supervivencia cultural” afirma Cynthia Vargas, comunicadora social que hizo seguimiento del proceso de retorno del pueblo Emberá.

La salida ancestral del cabildo Ambiká Pijao finalizó con la subida al Cerro Pacandé, en donde se llevó a cabo un ritual ancestral de despedida y se “dejó las enfermedades de lado, para continuar con los procesos de cabildo y nuestra comunidad” dijo la Mohana (médica ancestral del pueblo Pijao) Marinela Mira, con ello, esperan regresar más seguido a lo largo del año a territorio. La comunidad espera que se realicen los procesos de restitución y retorno para cada pueblo indígena que en su momento fueron despojados de sus territorios ancestrales.