La otra lucha de Sergio Urrego

Sergio Urrego fue un adolescente que mientras lidiaba contra la homofobia emprendía una lucha política junto a la ULE, en contra de injusticias sociales.

Sergio Urrego se suicidó el 4 de agosto de 2014 desde la terraza del centro comercial Titán, de acuerdo al estudio de su caso por parte de la Fiscalía, este hecho se dio bajo una crisis emocional por homofobia. Urrego perteneció cuatro años a la Unión libertaria estudiantil anarcosindicalista (ULE), esta organización se encarga de proteger los derechos del estudiantado y del pueblo. Según Federico Montseny, secretario de comunicación y propaganda de la Federación Regional de Cundinamarca: “Sergio entró a la organización para demandar irregularidades de su colegio, Gimnasio Castillo Campestre. Nos entregó una lista de diez puntos, entre ellos estaban sobre costos, falta de profesorado, coerción de la libertad de expresión y por ultimo discriminación hacia parejas homosexuales”.

“Lo que más aheleaba Sergio era la igualdad, y no solo para la comunidad LGTBI”. Así mismo, afirma Federico que “él nunca se denominó como homosexual, siempre hablaba desde su punto de vista político”. Su pensamiento y lucha siempre fueron impulsados por el anarquismo, “odiaba todo tipo de jerarquías”. Por tanto, el tema que más denunció Sergio fueron los sobrecostos que se presentaban en su colegio, en la lista del mal manejo de los recursos se encontraban: Ausencia de un docente de matemáticas por seis meses y la suspensión de la entrega de chaquetas para el grado once.

A la madre de Sergio, Alba Reyes, siempre le sorprendió la madurez que tenía su hijo con apenas 16 años. “Sergio desde los 7 tenía una postura política y religiosa definida, a diferente del resto de niños, él no pensaba en jugar”. Su ideología política se puede conocer a través de su editorial publicada en el portal web de la ULE. También, el diario El Espectador publicó luego de la muerte de Sergio una columna hecha por él, acerca de la posibilidad de implantar en Colombia la Educación Libertaria. El anterior concepto hace referencia a la misión de la ULE frente a la educación, la cual consiste en fomentar un entorno estudiantil de conciencia y capacidad, para lograr luchas sociales con el fin de lograr un mundo libre, justo y equitativo.

En los cuatro años que Sergio fue parte de la ULE creó la Secretaría de la Tesorería, es decir que se encargaba de llevar la contabilidad de los ingresos y gastos de la organización. “Siempre me impresionó la manera tan ordenada y pulcra de su trabajo”. Federico también enuncia que sin ayuda, Sergio vendía separadores de libros y calcomanías para incrementar los recursos de la ULE. “La disciplina de Sergio nos mantuvo a flote, siempre fue el mejor en lo que hacía”.

De acuerdo al documento: Sergio, llevado a la muerte por la autoridad y la discriminación, ubicado en el portal web de la ULE, la muerte de Urrego es comprendida como un acto político. Federico explica la premisa anterior: “La manera en que Sergio decidió morir nos muestra que fue una manera de protesta hacia las injusticias que vivía en su colegio”. La ULE también toma en cuenta los cambios que Sergio logró con apenas dieciséis años y los que luego produjo con su muerte. Según Federico, la muerte de Sergio no solo hizo cambios en la legislación colombiana acerca de la igualdad de género, sino que también impulsó nuevas opiniones, “marchas cristianas en contra de la comunidad LGTBI, del pensamiento libre y en contra de Sergio, son acontecimientos que antes no se presentaban”.

“Luego de su muerte, a mucha gente le conmovió su caso y quisieron integrarse a la ULE”. Este es el caso de Linda Sáenz Tirado, la persona que hoy se ocupa de la Secretaría de autogestión, es decir la Tesorería. “Me impresionó el orden con que llevaba todas las cuentas, trato de trabajar con el mismo mecanismo de Sergio”. Así mismo Juan Camilo, ex compañero de colegio de Sergio, hoy es el secretario de organización de la ULE, tras conocer su historia.